Diario UNO: La euforia de “Paco Petrolero”

Diario UNO: La euforia de “Paco Petrolero”

may 3, 12 • In Política, Tapa

El gobernador vivió la “histórica” expropiación de YPF desde el exterior. Se ufana de haber sido útil allí poniendo la cara por el país y despejando dudas.

Andrés Gabrielli

La toma de YPF ha sido un hecho histórico. Lo más trascendente de los últimos 25 años en la política argentina.

Así lo considera el gobernador Francisco Pérez, cuya euforia nacional y popular debió transmitirse durante toda la semana, vía telefónica, desde Singapur y Estados Unidos, donde se hallaba en gira promocional.

De esta manera, Paco se perdió en su tierra las fotos que, como dirigente, hubiera soñado atesorar por siempre sobre su mesa de luz.

¿Fue una burla del destino? ¿Mala información? ¿O un movimiento fríamente calculado?
“No me amarga. Sé que estar junto a la Presidenta en ese gran momento era muy valioso. Pero los gobernadores hemos sido parte del proyecto en todo momento. Hice lo que tenía que hacer”, dice Pérez desde Nueva York, pocos minutos antes de emprender el regreso a Mendoza.

Está de buen humor y, también, algo ansioso. Aunque eso no es novedad. Siempre lo está.

Mientras se apresta a degustar un menú criollo (o sea, de carnes y empanadas argentinas) en Novecento, el restorán de un compatriota cordobés, explica las razones de su contento: “Sabía que el desenlace en torno a YPF iba a ser inminente. Pero decidí viajar igual al exterior. Tenía compromisos asumidos. Además me honró mucho que (el ministro de Turismo de la Nación) Enrique Meyer me pidiera encabezar la delegación argentina en Estados Unidos. No podía fallarle”.


Dando la cara por el país

Varias circunstancias concomitantes contribuyen a mejorar el ánimo de Paco.

Una es el dato que vienen de pasarle. “El vino argentino está cuarto en las preferencias del mercado norteamericano. Venimos detrás de Francia, Italia y Australia, pero habiendo superado ya a competidores de la talla de España y Chile”, comenta, mientras en la carta de Novecento, en pleno Soho neoyorkino, descubre una profusión de marcas mendocinas como Catena Zapata, Rutini, Doña Paula y Kaikén, entre muchas otras.

Sigue explicando las razones de su entusiasmo: “Fue bueno haber estado aquí, en Estados Unidos, justo cuando se producía lo de YPF. Primero, para poner la cara por el país. Y, segundo, para despejar las dudas”.

Según Pérez, le llovieron las preguntas desde todos los ángulos. Había una lógica incertidumbre, en especial respecto de la seriedad del proceso y la seguridad jurídica.

Cree que el resultado final fue altamente satisfactorio.

“Los empresarios han entendido que con la nueva etapa de YPF se abren muchas posibilidades de negocios. Y hay varias firmas de primer nivel internacional, grandes jugadores como Exxon o la francesa Total, interesados en sumarse”, señala.

Lo que impulsa a esos capitales a mirar hacia nuestro territorio es que, en su propio país, los costos son cada vez más gravosos y que hay mercados, como el asiático, que se les han puesto difíciles. “Entre los emergentes, hoy los que resultan más atractivos son Perú y Argentina”, interpreta.

Por otra parte, Pérez se mantuvo en contacto permanente con Argentina. Entre sus distintos interlocutores estaban el ministro de Planificación y actual interventor de YPF, Julio De Vido, y el director ejecutivo de la ANSES, Diego Bossio. Dice, sintiéndose útil: “Yo los mantenía al tanto, minuto a minuto, de cómo se iban produciendo las reacciones por estos lados”.

Tras la euforia, a trabajar
A la clase gobernante todavía le dura la exultación. Batir el parche nacionalista sobre problemáticas tan arraigadas en la población siempre brinda un fuerte impulso inicial.

Pero, una vez que vaya bajando la espuma sentimental, habrá que abocarse a tareas más delicadas, como es recomponer la desmembrada matriz energética.

A Mendoza no le será sencillo ponerse a la altura de las circunstancias. Por sí misma no ha logrado, en todos estos años, comenzar la perforación de uno solo pozo petrolero.

Asimismo, la competencia entre las provincias será feroz para ubicarse lo mejor posible en la repartija. Ya comenzó el lobby, encarnizado, de grandes distritos como Buenos Aires y Santa Fe para ser incluidos en la propiedad de YPF aunque no sean productores.

Para Paco, la Provincia está bien situada porque es una importante productora –“estamos al nivel de Chubut”, grafica– y porque además posee la refinería más importante del interior. “Proveemos a 14 provincias”, aclara.

No obstante lo cual, las ventajas objetivas no han beneficiado a Mendoza por sí solas, sino todo lo contrario. Ha sido determinante la muñeca política de los gobernadores.

Pérez tendrá ahora una oportunidad de mostrar los dientes. Está previsto construir una refinería modular en el Sur para procesar el petróleo pesado que se extraiga en Vaca Muerta. Su aspiración es que se instale en Malargüe. Pero Neuquén, en la misma zona de influencia, peleará por lo mismo.

Es una buena batalla para ganar.

San Jorge, un dolor de cabeza
Los desafíos, pues, para el Gobierno de Mendoza serán considerables. Entre otras cosas, porque el esquema de sindicación de acciones obliga a las provincias, dentro de YPF, a votar siempre igual que la Nación.

Éste es un punto nodal dentro de la serie de temores en forma de preguntas, todas muy pertinentes, que la UCR le transmitió al gobernador mediante una carta. Allí anticipa que, según está visto, “se dispondrá de manera arbitraria y unilateral desde la Nación sobre nuestro petróleo”.

Pérez asegura que, en esa mesa común, Mendoza será consultada.

Ver para creer.

Otra duda: ¿las áreas que le quitaron a YPF en estos días serán devueltas? “Estamos estudiando la forma jurídica”, contesta lacónicamente el gobernador con un pie en el avión.

Ahora bien, algunos problemas agudos vendrán no sólo de esta área sino también de la minería. Entre bambalinas se sabe que De Vido no simpatiza, en este sentido, con el doble discurso de Pérez. “Acá en Buenos Aires nos vende una cosa y cuando vuelve a su provincia dice todo lo contrario”, se le escucha protestar al poderoso ministro.

Ya que estamos, un dolor de cabeza fuerte puede ser el proyecto de San Jorge. La minera, que ha vuelto al ruedo iniciando acciones legales contra la red ambiental Oikos por los delitos de calumnia e injuria, está proyectando trasladar el procesamiento de sus productos a San Juan, dado que hoy por hoy no puede hacerlo en Uspallata.

Gioja quiere anotarse este nuevo poroto. No es para menos. Es valor agregado. Y su concreción le permitiría a la Argentina empezar la sustitución de importaciones de cátodos de cobre, en vista del autoabastecimiento.

Lo cual va de la mano del deseado autoabastecimiento de naftas y gas.

Pérez, aquí, está a mitad de camino. Abrazarse absolutamente al petróleo no lo va eximir de tomar una decisión firme, en materia minera, para un lado u otro, de una vez por todas

 

http://www.diariouno.com.ar/afondo/La-euforia-de-Paco-Petrolero-20120415-0008.html

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top