Opina César Biffi sobre “El gobernador, exótica criatura”

Opina César Biffi sobre “El gobernador, exótica criatura”

jun 11, 12 • In Política



Amigo Andrés:

Como es habitual, mi primera lectura de los domingos son las columnas de Andrés Gabrielli y Carlos La Rosa, quizás porque allí se pueden encontrar unas opiniones políticas que trasciendan lo meramente coyuntural.

Demás está decir que en el caso de la de este domingo comparto en casi su totalidad el análisis referido a la situación fiscal de la Provincia y en particular al extraño comportamiento que exhibe el Gobierno y quien lo conduce referido a los gremios estatales.

Debo sí puntualizar un par de cuestiones que no hacen más que reforzar tu perspectiva. La primera, es que nada de lo que nos pasa puede entenderse como una novedad; ya en el tratamiento del Presupuesto advertí la inconsistencia del mismo y precisamente por eso descreí de la decisión del radicalismo de acompañar con su voto la aprobación en general. Estaba convencido que ese era el momento en el que el Gobierno debía tomar decisiones políticas que NO pusieran en riesgo la prestación de servicios más que elementales.

Asimismo, allá por marzo, reforcé esa visión en una nota que publicara el diario Los Andes y que adjunto para tu conocimiento. (Ver abajo: Los peligros de la irresponsabilidad fiscal)

Me parece que buena parte de nuestros problemas es que, tanto a nivel provincial como nacional, en aras de justificar un discurso en términos políticos, populares –populistas- y en términos económicos heterodoxos, ambos gobiernos toman, o dejan de tomar, decisiones que implican costos políticos.

Además, al descalabro económico financiero que produce la última alocada negociación con los gremios estatales, deberíamos sumarle que se agrava la dispersión, la falta de equidad y la anárquica situación en términos de pirámide jerárquica que dejan las nuevas grillas salariales.

Por supuesto, que tal cual lo mencionás en dicha columna, el Gobierno restringirá fuertemente la inversión en obra pública, lo que impacta en todo sentido en la economía real y que, en el corto, mediano y largo plazos, nos impide mejorar su competitividad; además de que, bien sabrás, como todas las economías regionales, se encuentra sumamente amenzada.

Si hay un punto por lo menos discutible en tu opinión, a mi juicio, es que son incomparables las gestiones de Cobos y de Jaque, lo que en todo caso podríamos discutir mano a mano. Pero, aun así, mientras tanto debo mencionar que la diferencia sustancial es que la gestión Cobos no solo durante sus cuatro años tuvo superávit fiscal sino que, además, dejó en caja casi 600 millones de pesos, que significaban prácticamente dos masas salariales completas, mientras que el déficit de Jaque, medido punta a punta, superó los 2 mil millones de pesos.

Cuando quieras despuntamos el vicio de discutir sobre nuestra querida Mendoza

César

(Ajunto)

LOS PELIGROS DE LA IRRESPONSABILIDAD FISCAL
Diario Los Andes, marzo de 2012

Como advirtiéramos hace más de 2 meses, en ocasión de la sanción del presupuesto, las finanzas públicas provinciales siguen un camino de deterioro en los términos que planteáramos.
Revisando el último período fiscal completado, es decir el año 2011, vemos que el déficit operativo, de $990 millones, fue más del presupuestado, debido principalmente a que lo erogado en sueldos superó en más de un 20% lo votado al sancionar el presupuesto del respectivo año. A su vez, el déficit operativo se duplicó con respecto al año anterior, debido al fuerte aumento de las erogaciones, de las cuales más del 50% están destinadas a pagos relacionados a sueldos. Vale aclarar que el incremento en más del 40% en las erogaciones de personal está influenciadas tanto por el aumento de sueldos como por un aumento significativo de empleados del sector público. Como consecuencia inmediata de todo esto, se acrecentó la deuda pública.
El final del gobierno de Jaque fue la crónica de una desquiciada gestión anunciada durante los años previos: pésima administración de los recursos, déficits año tras año, aumento de la deuda pública.
He dicho hace algunos meses que el primer presupuesto del gobernador Pérez signará su gestión en una nota que fuera publicada en el Diario Los Andes. Entiendo, que el gobierno de Pérez a partir del envío y posterior aprobación del presupuesto 2012 ha decidido continuar con dicha tónica
En efecto, dicho presupuesto fue elaborado solo en función de los gastos previstos por el estado, no solo sin tener en cuenta los ingresos sino lo que es tanto mas grave alejado de la idea de contar con una importantísima herramienta para resolver los problemas de los mendocinos
El de peor calidad de los presupuestos es el basado en gastos sin analizar siquiera el para qué, y es el que hoy tenemos por los dichos del propio ministro Costa, al contestar que el presupuesto era la suma de lo que había gastado el gobierno anterior, más los aumentos ya otorgados en paritarias, el aumento de la Coparticipación a los municipios y algunas cosas más. Finalmente, el intolerable déficit presupuestado fue de $1.500 millones.
Habiendo transcurrido casi 3 meses del 2012 han cambiado los pronósticos de la economía para el corriente año. De hecho la mayoría de los mismos en su versión mas optimista estiman un crecimiento de la economía de solo el 4%.
Asimismo, los incrementos salariales hasta aquí otorgados, tanto a nivel nacional como provincial superaron la señal inicial del gobierno nacional de que los mismos serían inferiores al 18%.Los incrementos hasta aquí otorgados en la provincia empeorarán las cuentas fiscales.
En efecto, una estimación de los aumentos promedios a los salarios docentes más los que aun se encuentran en negociación paritaria sumarán a la masa salarial una cifra cercana a los $1.500 millones. Si la ecuación ingresos subestimados mas alguna mejora en la administración tributaria se verificara, en el mejor de los casos la provincia terminará en el año en curso con un déficit cercano a los $2.300 millones de pesos si cumple con el plan de obras anunciado.
El gobierno ha anunciado la toma de un préstamo del Banco Nación por $ 400 millones y la emisión de un titulo en dólares por los $ 1.100 millones restantes de endeudamiento autorizado. Al respecto como dato adicional debo mencionar 2 puntos importantes, el primero de ellos vinculado a que con una tasa del 10% anual, similar a lo ocurrido en otras provincias que han emitido o están por emitir bonos de las mismas características, el primer año de los intereses ascenderán a aproximadamente $ 170 millones, es decir casi el 80% de lo que recauda el impuesto inmobiliario de todo el año o la totalidad de los insumos biomédicos que requiere la salud publica. Este dato no hace mas que confirmar la inconsistencia temporal de las finanzas publicas. El segundo dato es que la toma de un préstamo en dólares con una moneda fuertemente apreciada, supone el riesgo que cualquier devaluación, por menor que sea, aumentarán los intereses a pagar por la provincia.
Menciono además, que el resto del financiamiento que el actual presupuesto necesita carece de instrumento legislativo que lo autorice, y la imposibilidad de recurrir al gobierno nacional, ya que es evidente que la denominada “sintonía fina” no es más que un clásico ajuste, cercena el camino de recurrir a cualquier ayuda del gobierno nacional.
Finalmente, las proyecciones hasta aquí mencionadas se atienen a lo estrictamente presupuestado sin tener en cuenta los profusos nuevos anuncios que el gobernador y sus ministros hacen en relación a obras, y ante la recurrente crisis de la seguridad pública, reformas judiciales e incorporación de bienes de capital que podrían aumentar significativamente las necesidades de financiamiento.
Hasta aquí seguimos en la dirección equivocada. La provincia sigue recorriendo el camino de déficits recurrentemente mayores en términos absolutos y relativos en los presupuestos, incremento de la deuda pública y pérdida de autonomía.
No son momentos para medias tintas. Estoy convencido que los problemas de las finanzas públicas provinciales no se resuelven con soluciones parciales, de coyuntura o haciendo más de lo mismo, esperando que mágicamente u otros resuelvan nuestros evidentes problemas. No puede ser, no debe ser la única solución a las dificultades presupuestarias seguir aumentando impuestos y deuda pública. La provincia no puede profundizar la espiral de exigir más aportes de los mendocinos y al mismo tiempo seguir empeñando a las generaciones futuras.
Hace cuatro años hay una notable negligencia por la cuestión fiscal, que inició el gobierno de Jaque y que continúa el gobierno de Pérez. Y como suele ocurrir, sólo será motivo de preocupación cuando la situación explota. Advierto que pasada la mitad del año en curso los problemas hoy abstractos se volverán evidentes. Dificultades para pagar salarios y proveedores serán entonces los que nos hagan recordar que la irresponsabilidad en algún momento se paga.

César Biffi
Senador Provincial
UCR- Mendoza

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top