El capital cultural de un hogar, esencial para los chicos

El capital cultural de un hogar, esencial para los chicos

jul 30, 12 • In Letras, Música y Letras

Cien puntos más en el Examen Nacional para la Educación Superior (ENES) es lo que diferencia a un bachiller que tiene cien libros en su hogar de uno que no tiene ningún libro.

Así reveló un análisis estadístico que la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) realizó después de la aplicación del examen el 19 de mayo.

En ese estudio se determinó un alto grado de correlación entre el promedio obtenido en el ENES frente a los niveles educativos del padre y de la madre y el número de libros disponibles en el hogar.

Según René Ramírez, titular de la Senescyt, se trata del concepto de capital cultural. Roberto Dávila, sociólogo, explica que se trata del conjunto de cualificaciones intelectuales producidas por el medio familiar y el sistema escolar.

“Es un capital porque se puede acumular a lo largo del tiempo y también, en cierta medida, la transmisión a sus hijos”, según Dávila. Es decir, no importa si los bachilleres leyeron la totalidad de los libros que hay en su hogar, basta con que uno de los miembros de su familia lo haya leído para que su contenido sea parte de su bagaje cultural. Según Ana Zurita, pedagoga, el capital cultural comprende por ejemplo la soltura social y la capacidad para expresarse en público.

En esto influyen los libros, cuadros, discos y otros objetos que transmitan cultura en el hogar, según Rocío Argüello, educadora.

La Senescyt observó que los aspirantes cuyas madres poseen un título de cuarto nivel alcanzaron calificaciones más altas que aquellos cuyas madres tienen un nivel educativo menor.

El mismo patrón se da en el nivel educativo del padre. Los aspirantes en cuyo hogar existe una cantidad significativa de libros alcanza un mayor puntaje frente a aquellos que tienen pocos. Para Juan Páez, coeditor de la revista EducAcción, en la medida en que una familia tiene mayor acervo cultural instalado en la casa, tiene mayor acceso al conocimiento.

Páez asegura que el ambiente idóneo para poder estudiar ayuda en el desarrollo escolar.

“Cuando no hay libros el rendimiento escolar desciende, porque no hay fuentes de consulta ni herramientas para mejorar la lecto-escritura o investigar”.

Páez sugiere buscar la correlación entre el acceso a Internet y el rendimiento educativo. Argüello añade que los padres son los primeros referentes para desarrollar el gusto por la lectura.

Un niño que proviene de un hogar que no lee tendrá desventajas frente a uno donde los padres motivan la lectura. Para Dávila el rendimiento escolar es la resultante del mundo que envuelve al estudiante. “Influye en sus aptitudes, capacidades, personalidad, su medio socio-familiar, sus relaciones con el profesorado y compañeros o compañeras, etc.”.

Para Páez, esto no significa que los niños y las niñas de los medios sociales menos favorecidos tienen un desarrollo mental más lento aunque accedan a la formación escolar con un bagaje de experiencias menos organizado.

“Un 15% de personas que reciben el Bono de Desarrollo Humano accedió a la Educación Superior a través de este examen”, dice Páez. El pedagogo opina que esto demuestra que el Bono eleva el nivel de vida de las personas que lo reciben y permite que sus hijos acceden a la educación . “No es una dádiva, genera impacto en los hijos de estos hogares pobres”. Aunque el acervo cultural influye directamente en el rendimiento.

Para que  un niño lea

Si se desea que un niño lea,   primero hay que ofrecer un buen ejemplo. Si los padres tienen la costumbre de separar un tiempo para la lectura, los niños lo tomarán como algo natural.

También es importante   que  los padres mantengan la costumbre de   contar cuentos en casa en lugar de apelar  a la televisión o al DVD para dormir al niño.

Crear en casa  un “ambiente lector”. Para conseguirlo es necesario que haya  libros para todas las edades. Los más pequeños, sino saben leer, deben  tener a mano libros para ver.

Los cuentos  están bien, pero también se deben leer adivinanzas, poemas… Escuchar música también debe ser parte de las actividades en el hogar.

(Texto producido por la sección Sociedad del diario El Comercio de Ecuador)

http://www.elcomercio.com/sociedad/hogar-libros-alumno-rinde-educacion-senescyt_0_745125544.html#.UBU9KADRdIE.twitter

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top