Paco ve la luz al final del túnel

Paco ve la luz al final del túnel

ago 5, 12 • In Columnas, Política, Tapa

En la opaca atmósfera política argentina, el gobernador traza un panorama alentador hacia adelante. Las certidumbres varias que le transfirió De Vido.


Paco Pérez, Julio De Vido y Dante Gónzalez. Ilustración de Diego Juri

Por Andrés Gabrielli

Si hay algo difícil en la Argentina de estos días es poder separar la paja del trigo. Ver con nitidez debajo de las apariencias.

Todo es opacidad en el discurso público. Ya sea porque se transmite una sensación apocalíptica y deprimente desde la tribuna crítica, o sea, desde la Cadena Nacional del Miedo, como le gustar llamarla el Gobierno. Ya sea porque la vida es color de rosa, según el diagnóstico de la Cadena Nacional de la Felicidad oficialista.

Nunca termina de saberse, a ciencia cierta, si las noticias que importan son simplemente noticias, hechos, o si son “operaciones” interesadas, interpretaciones torcidas de la cosa en cuestión.

Un ejemplo, muy importante para la provincia, de lo que venimos diciendo, fue, en las últimas horas, el rumor sostenido sobre la inminente renuncia del CEO de YPF, Miguel Galuccio, supuestamente disconforme con las últimas medidas del Gobierno sobre el mercado petrolero, en especial el “estatizante” Decreto 1277.

Desde el propio entorno del ejecutivo llegó la desmentida, mientras Galuccio multiplicaba su agenda laboral por el territorio.

¿Fue una maniobra del enemigo, para desestabilizarlo?

Es más sutil y enrevesada la trama.

“La versión sobre la renuncia de Galuccio fue una operación que surgió desde adentro mismo, desde YPF”. Eso fue lo que le confió una altísima fuente del Ejecutivo Nacional a la delegación mendocina que viajó a la Capital Federal para el acto de Cristina Fernández, donde se anunció el pago del Boden 2012.

Tuvo el mismo carácter conspirativo el persistente runrún sobre la salida del secretario de Comercio, Guillermo Moreno. Algunos pícaros lo atribuyen a una maniobra maquiavélica del grupo Clarín. La idea sería atornillarlo a Moreno en su cargo, con la consiguiente ola de malhumor que genera en la sociedad.

Otros se inclinan a pensar en una maniobra, burda y fallida, de su rival interno en el Gobierno, el ascendente Axel Kicillof, viceministro de Economía y director de YPF.

Como quiera que sea, está claro que en la Argentina la escena está oscura.

“Paco” va a las fuentes

Al gobernador de Mendoza, Francisco Pérez, este panorama borroso le genera una complicación extrema. Demasiado es lo que le toca lidiar, ya, con la sequía presupuestaria y con las inciertas perspectivas de una economía en recesión.

Para abstraerse de las conspiraciones palaciegas, decidió ir a las fuentes en busca de información calificada. Aprovechando el anuncio de Cristina en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, Pérez se acercó hasta De Vido, el ministro de Planificación, para pedirle una audiencia.

Don Julio le dio el okey de inmediato. Lo recibió al día siguiente, a las 9 de la mañana. Paco acudió acompañado por el secretario Francisco García (Pancho es uno de sus hombres de confianza), y por el diputado Dante González (el Dante de la Gente es una presencia ineludible siempre que se trate de visitar a don Julio).

Lo que recibió Pérez en esa reunión fue una serie de certidumbres que le devolvieron el alma al cuerpo. Entre otras cosas, porque le dará argumentos para aflojar el hostigamiento al que lo está sometiendo la oposición provincial por lo que entiende es una postura sumisa ante la Nación.

Pronósticos en blanco y negro

Antes de entrar en detalles, digamos que, en materia de diagnóstico provincial, tampoco hay términos medios.

Pérez volvió del acto de la Presidenta y de su charla en Planificación con ánimo esperanzador. “Muy bien” fue el calificativo que le aplicó a cada uno de los contactos.

Mirando hacia adelante, Paco solo ve luces en el camino.

La oposición ve exactamente lo contrario: solo oscuridad y amenazas.

Por ejemplo, un fogueado legislador como el radical César Biffi, ex intendente de Godoy Cruz, cree que en Mendoza “se está gestando la tormenta perfecta”.

Biffi saca cuentas, hace proyecciones, evalúa la situación política (incluyendo la problemática de YPF) y dice, a modo de corolario, que el colapso financiero de la Provincia es inevitable, en el corto o en el mediano plazo.

Ante dos perspectivas tan disímiles, lo que se impone es la prudencia y afinar el análisis.

Lo que se trajo Paco

Uno de los principales mensajes que De Vido le comunicó al gobernador es que, luego del Decreto 1277 que le otorgó amplias facultades a Kicillof para el manejo de la política petrolera, se respetarán las potestades de las provincias. La medida, según le dijeron a Pérez, apunta, en realidad, a afinar el control sobre las empresas. “La cuestión es no superponerse sino complementarse en esa tarea”.

Para despejar dudas, este martes habrá una reunión de las provincias petroleras, convocada por la Ofephi, que lidera Chubut, con De Vido y con el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini.

La venezolana PDVSA, que tanto interesó a Pérez durante la cumbre del Mercosur en Mendoza, también fue parte de la agenda. De Vido viajará en 20 días para continuar avanzando en el proyecto de integración con YPF y la delegación de Paco lo hará en octubre. “Y en setiembre visitará la provincia el embajador de Venezuela y probable presidente de la compañía”.

Pero hay más. Pérez amplía el radio de su entusiasmo: “De Vido me autorizó a abrir los sobres de las áreas petroleras”. También se explaya sobre el parque fotovoltaico que piensa desarrollar en Luján, cerca del penal Almafuerte, con capitales chinos, españoles y la participación de pymes mendocinas y Distrocuyo; y sobre el polo de 40 empresas de software en Godoy Cruz.

¿Y Galuccio? ¿Qué es de la vida de Galuccio? ¿Se va a o se queda? “Hablé con él”, cuenta Paco. “Está muy bien. Me preguntó por las áreas. Va a estar en la reunión del martes”.

Solo luces en el horizonte

En definitiva, para Pérez este último viaje a Buenos Aires fue una ceremonia de confirmación.

Se enteró de que Moreno no se va, sino al revés: salió fortificado. Galuccio tampoco se va. Y muchos menos De Vido que, gracias a su muñeca política, es hoy por hoy el encargado de articular el diálogo con los gobernadores.

Ok. Muy linda la mateada… “son todos buenos paisanos, pero el poncho no aparece”, como cantaba Argentino Luna. Porque no hay una moneda de más para las provincias.

“Plata hay”, tranquiliza Paco. “Solo que la están pisando, para pagar deuda y para ver cómo evoluciona la crisis en el mundo. La economía mejora. El año que se viene será distinto”.

Luces.

Solo luces en el horizonte.

Tantas luces que dan ganas de dejar colgada, en ese horizonte, para no engrupirnos, una frase que ayer flotaba en la red, dirigida a Moreno y compañía.

Es de Samuel Beckett.

Dice: “Equivóquese, equivóquese otra vez. Pero equivóquese mejor”.

http://www.diariouno.com.ar/afondo/Paco-ve-la-luz-al-final-del-tunel-20120805-0007.html

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top