El PJ desenvaina contra Cleto

El PJ desenvaina contra Cleto

abr 14, 13 • In Columnas, Política, Tapa

Ciurca sigue liderando el proceso interno del justicialismo local, cuya mayor apuesta será ofrendarle a Cristina la cabeza de su ex vicepresidente.


El vicegobernador Carlos Ciurca. Ilustración de Diego Juri para UNO.

Por Andrés Gabrielli

La realidad política mendocina, pese a que algunos quieren verla como “caliente” y “colorida”, luce en realidad su rostro opaco y predecible de siempre.

Cada una de las fuerzas que se aprestan para la batalla electoral de octubre viene desarrollando un libreto escrito hace tiempo y que se repite, año tras año, sin variar una coma.

Los peronistas, en primer término, ladinos jugadores de truco, están en la etapa lógica del berrinche, para reacomodarse luego según las necesidades del poder. Los radicales insisten en su deporte favorito: las disputas fratricidas, con Julio Cobos como última esperanza, al igual que hace una década. Los demócratas se hallan abocados puntillosamente a extinguirse. Y los socialistas, intentando existir con toda la timidez y la pulcritud intelectual de las que son capaces.

Nada mal este emperejilado y modesto paisaje provinciano, teniendo en cuenta el trasfondo novelesco de la América criolla.

La diversión y el asombro, efectivamente, están afuera, en el generoso espacio de la Patria Grande, con el pajarito chavista del venezolano Nicolás Maduro en la cabeza o el farfullo colegial del uruguayo Pepe Mujica, queriendo enmendar su irremediable frase sobre la “vieja” y el “tuerto”.

Ímproba resulta la tarea de los políticos locales por acercarse a la creatividad y al desparpajo de sus congéneres, sobre todo si, por acá cerca, el inaudito secretario de Comercio, Guillermo Moreno, en otra de sus genialidades, anuncia un rimbombante (y electoralista) congelamiento en el precio de los combustibles cuando, en rigor de verdad, se trata de un cerril aumento encubierto. “Arde el freezer”, interpretó brillantemente Ámbito Financiero en tapa.

Ciurca cuidando el rancho

¿Qué es lo más ocurrente, lo más saleroso que puede ofrecer la realidad local, teniendo en cuenta que en la cacareada reforma de la Justicia los legisladores mendocinos están pintados y automatizados?
La cinchada interna del peronismo luce como lo más atractivo, dado el peso de los actores en juego, ya que están enfrascados todos, desde el gobernador y el vice para abajo.

Pero la diversión se acaba pronto, pues apenas uno rasca de la superficie del conflicto aparece la cruda realidad: no son gritos de guerra, sino de parto.

Tan manejable está el asunto, que Francisco Pérez partió, pletórico de entusiasmo, hacia China e India –cual Marco Polo posmoderno– acompañado de una nutrida delegación de funcionarios y empresarios.
En su lugar, como siempre, se apoltronó el vice Carlos Ciurca, quien, a juzgar por la profusión de viajes que organiza el gobernador, cuenta con su máxima confianza.

Sin embargo, Ciurca no es un segundón gris, un don nadie.

Es el principal operador político que hay hoy en la provincia, teniendo en cuenta su hiperactividad, su radio de influencia y su peso territorial.

Esa presencia genera no pocas protestas en los grupos rivales de la activa interna pejotista. Pero también sentó un precedente: el vice está en posición dominante.

Consciente de esa situación, dice Ciurca, en este momento de ausencia de Paco Pérez: “Aquí estoy, abocado a las cuestiones meramente institucionales, como el conflicto de Vale o las conciliaciones obligatorias que exigen las disputas laborales”.

Quiere ser escrupuloso en este punto, como muestra de fidelidad hacia el gobernador ausente.

Por eso mismo se autoexcluyó del cónclave partidario convocado ayer en el salón Báltico, de Guaymallén, donde las tres principales corrientes exhibieron a sus líderes cantando la Marchita, con olvidado fervor, para transmitir un mensaje de unidad.

¿Internas pese al deseo de “Paco”?

Entre el gobernador y el vice pareció abrirse una grieta menor en las horas recientes.

Pérez, con la cabeza puesta en otro lado y escasa influencia territorial, pidió que no hubiera internas en el PJ local.

Para Ciurca, no obstante, eso es imposible: “Éste será el 15º proceso interno desde 1983 a la fecha. Nunca hemos podido evitar las elecciones”.

Es una cuestión elemental. Se podrían convenir las grandes líneas de acuerdo, como, por ejemplo, en la lista de candidatos a una diputación nacional. Pero hay realidades distritales y departamentales muy diferentes en toda la geografía, que no se pueden emparejar.

En resumidas cuentas, quizá fumen la pipa de la paz los caciques dominantes. Así pues, el guaymallino Abraham, el lasherino Miranda y el lujanino López Puelles (los hombres de Ciurca) aseguren el respeto de sus feudos, lo mismo que los azules, como el maipucino Bermejo y el sanmartiniano Giménez o los Félix en el Sur.

Pero para el chiquillaje se prevén algunas luchas interesantes. Duelos de pajonal.

El “Turco” versus Cleto

Así las cosas, empieza a resultar fundamental la elección de la persona que encabezará la lista sábana como aspirante al Congreso de la Nación. Ella defenderá el honor del peronismo, humillado en la elección espejo del 2009.

Pero además será la encargada de enfrentar cuerpo a cuerpo a Cobos, quien –dicho sea de paso– se juega su última carta para transformarse en esperanza de resurrección para el radicalismo, pensando, claro, en las presidenciales del 2015.

La misión, pues, del postulante peronista será la Herodes ante Salomé: entregarle a Cristina, en bandeja de plata, la cabeza de Julio César Cleto Cobos, nuestro Juan Bautista, santo varón.
Pavada de misión, puesto que las encuestas parecen esquivas.

¿Quién será el gladiador?

Todo indica, por el momento, que es Alejandro Abraham, el intendente de Guaymallén.

La duda mayor radica en el segundo puesto. Muchos apuestan por la actual presidenta provisional del Senado, Miriam Gallardo, para cumplir con los azules.

En el entorno íntimo de Ciurca creen otra cosa: “Ese casillero quizá se decida, a dedo, en Buenos Aires”.

Sería una manera de cumplir con la Presidenta y con su delfín mendocino: Paco Pérez.

O sea, habrá que prepararse para que el peronismo local degluta otro sapo, como hace dos años con la ignota Anabel Fernández Sagasti.

La partida pinta fulera. Pero cunde el optimismo. “Hoy, por lo menos, estamos en un empate técnico con Cobos”, se ufana Ciurca. “Ya le estoy ganando en algunos departamentos, ¡y eso que tengo bastante menos conocimiento!”, sube la apuesta el Turco Abraham.

Dios los oiga, estarán pensando muchos peronistas.

Porque, de lo contrario, las cabezas que le llevarán a Cristina serán las de ellos, no la de Cleto.

http://www.diariouno.com.ar/afondo/El-PJ-desenvaina-contra-Cleto-20130414-0021.html

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top