Paco pesca en la incertidumbre

Paco pesca en la incertidumbre

abr 21, 13 • In Columnas, Política, Tapa

Pérez, entusiasmado, continúa con su gira asiática mientras flotan las dudas sobre logros firmes y el clima político. Una buena para él: la unidad del PJ.


El gobernador Paco Pérez, ilustración de Diego Juri para UNO.

Por Andrés Gabrielli

Fue una suerte para el gobernador que esta última semana lo haya encontrado lejos, en India y China.

Fueron días incómodos para el oficialismo kirchnerista, al cual él responde con acrisolada fidelidad.

Pero ni las masivas marchas del 18A, ni las denuncias –y el ulterior sainete– contra el empresario Lázaro Báez por presunto lavado de dinero, ni los serios encontronazos dialécticos repudiando la reforma judicial que el bloque K apura, cual autómata, a los empellones en el Congreso, pudieron opacar el buen ánimo de Francisco Pérez en su gira asiática.

El gobernador ha monitoreado esos asuntos generales y otros de carácter doméstico, pero aun así se halla incandescente.

Paco vibra de arrebato. A tal punto que, en cada alto en el camino, lanza su muletilla preferida: esta gira por China e India marca un antes y un después, dice, ansioso por asegurarse ya, sin dilaciones, un lugarcito en los libros de historia.

Los momentos de exultación, incluso de celebración extática, son propios del carácter de Pérez. Lo que no está mal, porque sin espíritu positivo, sin “espíritu grande”, es imposible darle un impulso certero a cualquier gestión.

La realidad, no obstante, es más opaca y modesta, y le presenta hoy al gobernador más preguntas que respuestas.

Muy contento está de su navegar homérico, sí. Pero pescando en el Mar de las Incertidumbres.

¿Una marcha o una marchita?

Las incertidumbres que rodean a Pérez son de variado tipo. Tienen carácter político, algunas; personales, otras, y también instrumentales.

Muchas de esas dudas cambian de color según se las mire desde China o desde el pago mendocino.

El gobernador, por ejemplo, si bien no esquivó el bulto como la Presidenta, le bajó los decibeles a la manifestación del 18A. Dijo que en nuestra ciudad fue un hecho sin importancia, similar a cualquier marcha de reclamos salariales. Una declaración de circunstancia.

Se mostró bastante más moderado, en todo caso, que su presidente partidario, el guaymallino Alejandro Abraham, quien al escuchar la evaluación periodística del fenómeno en la radio lanzó uno de sus habituales dardos provocativos: “Seis mil personas también las junto yo. Y eso que a esa marcha la convocaron cuatro partidos. No agranden lo que no es”.

Algunos, sin embargo, dentro de la conducción peronista, le prestaron mayor atención a la expresión popular en las calles del jueves pasado. El vicegobernador Carlos Ciurca, a cargo del Ejecutivo, mostró un rostro preocupado.

“Cuando la gente se junta para hacerse oír, es por algo. Respetemos eso y respondamos en consecuencia, porque nos afecta a todos los políticos”, fue su pensamiento, expresado quedamente.
Por otra parte, y pese a que nunca lo reconocerán públicamente, el “affaire Lázaro Báez” llena de vergüenza a varios cuadros pejotistas.

Una incerteza menos

Otra zona ambigua que venía molestando al gobernador era la de la interna desatada dentro del justicialismo mendocino. Se subió al avión que lo llevaría a la India con esa espina en el zapato.

Pero cuando, días después, llegó a Pekín, lo esperaba una buena noticia: sus “muchachos”, obedeciendo a sus deseos, dieron una contundente muestra de unidad partidaria.

¿Cómo se llegó a la reunión de ayer en el Arena Maipú para anunciar la reunificación de los bloques legislativos?

Hubo hechos que apuraron los tiempos, además del pedido expreso de Paco: la elucidación del proceso interno del radicalismo, que lo pone efectivamente en carrera a Julio Cobos como cabeza de lista para octubre; la marcha del jueves, que influye en el clima social, y, por último, las vacilaciones en torno al destino final de la Presidenta, pese a las continuas bravuconadas re-reeleccionistas.

“A la gente le importa un bledo nuestra interna. Pero sí le molesta, y mucho, vernos peleando. Por eso tenemos que privilegiar lo institucional”, se sinceró Ciurca, quien es hoy el principal jefe político del peronismo mendocino a nivel territorial.

Entendido lo cual se reunió la mesa chica, representado a las tres corrientes principales, para definir el acto de unidad. La conformaron el vice y cinco intendentes: Ciurca, el guaymallino Abraham y el lasherino Miranda, por la Corriente; el maipucino Bermejo y el sanmartiniano Giménez, por los azules, y el sanrafaelino Félix, por los sureños Hubo abrazos, muestras de cariño para la foto y un llamado de Pérez a Ciurca desde la China para expresar su satisfacción.

El ambiente de camaradería que sobrevoló en el Arena se refleja en el único reclamo que les hicieron los Gordos de Ciurca a sus anfitriones maipucinos: “Los Bermejo, Bianchinelli, Japaz y compañía son unos miserables.

Unos avaros. ¡Ni café nos sirvieron!”, espetaron entre risotadas propias de Shrek.

Por ende está visto que, aunque haya internas de baja intensidad en algunos departamentos, la pista, la gran pista central del PJ, quedó despejada para carretear hacia las legislativas de octubre.

Incertidumbres chinas

Como dijimos al principio, Pérez se sigue moviendo, ahora por Pekín, con ánimo positivo y esperanzando, pese a los terremotos que le han ido pisando los talones en la región.

No para un minuto de ingresar a reuniones, suscribir convenios y establecer contactos, flanqueado por buena parte de su gabinete.

Algunas voces independientes respecto del Gobierno avalaron la gira. “Ha sido la misión más profesional que conozco”, dijo un empresario integrante de la comitiva, resaltando los videos, las distintas presentaciones y hasta la elección de los hoteles.

¿Defectos? Alguna bisoñez en las reuniones privadas y, dado lo nutrido de la representación oficial, la falta de representantes de la oposición, para darle un carácter de cuestión de Estado a estas avanzadillas.

Desde Mendoza, el peronismo (a la par de otros en la industria vitivinícola) es menos entusiasta que Paco. Saben aquí que el gobernador tiene escasísimo margen para negociar un remplazo de Vale en el proyecto minero malargüino y que, además, los chinos “no son fáciles”.

¿Cuánto hay de buenas intenciones y cuánto de logros concretos que se hagan notar?

Lo dirá el tiempo, como siempre.

Dirá si Paco saca un pez o un zapato de su entusiasta pesca en el Mar de las Incertidumbres.

http://www.diariouno.com.ar/afondo/Paco-pesca-en-la-incertidumbre-20130421-0028.html

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top