El blanqueo, aquí, ni fu ni fa

El blanqueo, aquí, ni fu ni fa

may 12, 13 • In Columnas, Política, Tapa

Ni el proyecto para recuperar divisas ni el “dólar Messi” mueven las agujas de las finanzas provinciales, dice el Gobierno. Pero es una derrota cultural


El ministro de Hacienda, Marcelo Costa, y el gobernador Paco Pérez (ilustración de Diego Juri para UNO).

Por Andrés Gabrielli
Columnista de Diario UNO

Cada semana un nuevo remezón. Una nueva jugada a fondo que deja al país en vilo.

Veníamos de la reforma “democrática” de la Justicia, que se cerró el miércoles en el Senado.

La película de suspenso sigue con el proyecto de ley de blanqueo.

Todo envuelto en grandes y volcánicas discusiones, en desgarramientos que sacuden a la sociedad.

Se trata de un azaroso devenir, de un hesitarse permanente más apto para timberos que para analistas de la realidad.

Tal cual. Solo un avezado tahúr puede contestar las preguntas centrales que propone hoy el país: ¿cuál es el verdadero número de la inflación? ¿Cuánto durará el congelamiento de precios y a cuántos productos alcanza en realidad? ¿Cuánto valdrá mañana el dólar blue? ¿Devaluación sí o no, cuándo y cómo? ¿Cuántos dólares aportará el blanqueo y cuántos de ellos serán del circuito non sancto? ¿Cómo se cobrarán los bonos y a qué precio? ¿Cuál fue la ventaja de haberse desempeñado en blanco todos estos años y de haber pagado puntualmente los impuestos?

¿Cuál será la próxima piedra que tirarán al medio del estanque?

La peliaguda tarea diaria de sobrevivir, por derecha, en la Argentina.

En Mendoza no pasa nada
Cualquiera de estos cataclismos institucionales que activan todos los sistemas de alerta nacionales parecen no conmover la provincia.

Se escuchan como truenos lejanos provenientes de una tormenta externa y extemporánea. Al menos desde la perspectiva institucional.

En el plano legislativo, se sigue una rutina inconmovible: los diputados y senadores nacionales del oficialismo (FPV) por Mendoza, se limitan a sentarse en sus bancas y votar a libro cerrado cualquier proyecto que llegue desde arriba.

Los opositores actúan en espejo: objetan cada una de esas iniciativas, despotrican a grito pelado cuanto pueden y luego se rinden, aplastados por el número implacable del rival.

Nada nuevo bajo el sol. Y así pareciera que continuará hasta octubre -mes de elecciones- al menos.

A nivel gubernamental reina una calma similar. El futuro blanqueo de dólares no moverá las agujas de las finanzas mendocinas. “Nada nos afectará en forma directa”, explica el máximo responsable del área, Marcelo Costa, ministro de Hacienda. “Aquellos que puedan adherir al blanqueo hoy están fuera del sistema”.

De igual manera se considera el impacto del dólar Messi en el ámbito local.

Ventajas del blanqueo
La necesidad tiene cara de hereje. Este aserto explica mejor que ninguna otra cosa el porqué de la necesidad de blanquear. Mucho mejor que las largas parrafadas de los llamados Cinco Fantásticos, o sea, Moreno, Kicillof, Lorenzino, Marcó del Pont y Echegaray.

Una hidra de cinco cabezas hablando al mismo tiempo da una muy liviana sensación de solidez.

¿A qué apunta la medida?

Según se ve desde acá, a mejorar la posición de YPF y el nivel de reservas, cuya capacidad de respuesta rápida ante una crisis (una corrida, por ejemplo) es alarmante.

Lo que sí puede contagiar un efecto benéfico indirecto es su repercusión en el mercado inmobiliario, que es el más afectado por el dólar blue dentro de la economía real, de acuerdo con el diagnóstico de los actores financieros.

“En el tema inmuebles, sí puede mejorar bastante la cosa si funciona el blanqueo. Va a ayudar un montón”, se entusiasma Costa.

¿Y la cultura tributaria?
El ministro de Hacienda, desde que asumió, se encuentra abocado de lleno a cerrar los numerosos agujeros que tiene el Presupuesto.

Y una de sus máximas apuestas, inspirado en ardorosos referentes como Tacchi y Montoya, es mejorar la recaudación.

Siendo así, entonces, si lo que quiere Costa es sanar y enaltecer la cultura tributaria de los mendocinos, la ley de blanqueo de capitales lo ayuda poco y nada. El proyecto es un premio al evasor, al que se mueve en las sombras, “por fuera del sistema”, como bien reconoce el ministro.

Mucho le va a costar a Costa, pues, que su cruzada honorífica caiga en suelo fértil.

No obstante ello, hoy por hoy, el funcionario se muestra contento. Ha habido, dice, una muy buena recaudación nacional y provincial.

Los problemas están por venir
El Gobierno tiene un respiro en este momento.

Pero mayo no es el problema. Se ve favorecido por cuestiones estacionales.

Lo complicado comienza a partir de ahora: caerán sobre las arcas provinciales los acomodamientos salariales, con retroactivos a marzo y aumentos hacia adelante. El impacto “será fuerte”, reconocen.

Y en junio se paga el aguinaldo.

Téngase en cuenta, además, que la cantidad, real, de empleados públicos ronda los 100.000 y que el gasto en salarios consume un 55% del Presupuesto.

¿Entonces?

El hueco a cubrir oscila entre los 250 y los 300 millones de pesos. O sea, unos 50 millones de dólares, a cotización oficial.

“Lo vamos a conseguir”, promete Costa, tranquilizado por la autorización que acaba de recibir la Provincia para emitir un bono destinado a cubrir el déficit anual.

“Estamos bien. Mucho mejor de lo que algunos hubieran deseado”, añade con acidez. El mensaje es un tiro por elevación contra el senador Ernesto Sanz, a quien se lo acusa, desde todos los ángulos peronistas, de desear el hundimiento económico del país para que crezcan las chances electorales de la oposición.

Sanz, está claro, es un peso pesado del radicalismo. Pero se equivocan de rival, tanto Costa como el gobernador Francisco Pérez y compañía.

Sanz no competirá en las legislativas de octubre. Es un corredor fondista, que mira a 2015.

Su contrincante de verdad es otro maratonista más veloz, Julio Cobos. Y, por ahora, Cleto viene marcando el paso en las encuestas.

A correr se ha dicho.

Recordando, siempre, a Chesterton, que decía: “La aventura podrá ser loca, pero el aventurero ha de ser cuerdo”.

http://www.diariouno.com.ar/columnista/Andres-Gabrielli/El-blanqueo-aqui-ni-fu-ni-fa-20130512-0031.html

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top