País bajo un ataque de nervios

País bajo un ataque de nervios

jul 7, 13 • In Columnas, Política, Tapa

El tufillo belicoso que desprende Guillermo Moreno no contagia, por suerte, a Mendoza, donde Cobos larga primero e Iglesias da la sorpresa


El exvicepresidente y candidato radical Julio Cobos y el secretario Guillermo Moreno (Ilustración de Diego Juri para UNO).

Por Andrés Gabrielli
Columnista de Diario UNO

Un país que se mueve al compás y bajo la atmósfera que instala Guillermo Moreno no es un país normal. Convengamos.

El secretario de Comercio Interior resulta técnicamente útil al Gobierno, lo cual es evidente por el amplio margen de maniobra que tiene. Pero es un personaje huraño y agresivo. Grosero. Acostumbrado al garrote y a la amenaza, no a la persuasión inteligente.

Hasta la Presidenta, que es quien le da alas a Moreno y le inficiona sus propias broncas -que cada día son más-, para que las exprese tácitamente por ella, esta vez entendió que había ido demasiado lejos.

El motivo del enojo de Cristina Fernández fue la agresión verbal que el flamígero secretario les asestó a tres periodistas de Clarín durante la celebración del 4 de julio en la embajada de Estados Unidos.

Fue la postal sobresaliente de una semana cargada de postales, otra de las cuales fue el “very grosso” con que se despachó la primera mandataria, en una de sus habituales cataratas tuiteras, para defender su generosa política de subsidios a los artistas que ronronean entre las polleras del Gobierno.

A solo un mes de votar en las primarias abiertas y obligatorias, es de esperar que este clima de nerviosismo político e institucional vaya in crescendo.

¿Podrá la provincia, tan conectada a través del Gobierno al microclima cristinista, abstenerse de la deletérea atmósfera electoral?

¿Habrá algún debate, algún cruce de iniciativas que valga la pena, o será una pobre sucesión de peleas en el barro?

Postal 1: Cleto en pole position
Mendoza tuvo también sus postales y sus chismorreos menores en estos días. Nada demasiado relevante en cuanto a la campaña todavía en pañales.

Lo más curioso, desde el punto de vista anecdótico, fue la presencia de dos exgobernadores en la embajada norteamericana donde Moreno protagonizó su desaliñado show (las “morenadas”, dicho sea de paso, motivaron, luego, el cotilleo más sabroso en la notable cena a beneficio que convocó la Fundación Zaldivar en el Alvear de Buenos Aires: farándula, empresarios y funcionarios al más alto nivel nacional e internacional).

Volviendo a la embajada, un habitual de ese ambiente es José Octavio Bordón. Pilo se desempeñó como embajador argentino en Washington durante el gobierno de Kirchner.

Se vieron allí con Julio Cobos, quien no alcanzó a participar del escándalo de Moreno en primera fila. Se lo contaron. De hecho no se ha se ha cruzado con el secretario ni con ningún otro funcionario kirchnerista desde hace meses. Son campos magnéticos que se repelen automáticamente.

Pero queda claro que el exvicepresidente juega en las ligas mayores. De todos los candidatos mendocinos para la doble votación de agosto y octubre, es el único con declarada proyección nacional. Si le va bien en este 2013, Cobos quedará virtualmente lanzado a las presidenciales de 2015.

Por ahora, en la misma línea de largada, los distintos pronósticos, con mayor o menor amplitud, lo colocan como el favorito.

Postal 2: hay equipo en el PJ
El principal contrincante de Cobos como aspirante a una diputación nacional en la provincia es, hoy por hoy, el crédito del oficialismo peronista, Alejandro Abraham.

El intendente de Guaymallén sabe que viene corriendo de atrás. ¿A qué distancia?

Algunos llegaron a decir que estaba a 26 puntos de Cobos. Lo insólito de este número fue que lo ventilaron fuentes del propio justicialismo para minimizar y devaluar, según se especula, las figuras de Abraham y de su segundo en la lista, el sanrafaelino Omar Félix.

Rarezas de campaña. Retorcimientos incubados en las feroces internas que sacuden cada fuerza.

Poco después, Abraham recibió cifras más serias y alentadoras. Rouvier le midió una separación de solo 6%, mientras que Aurelio y Bollati la colocaban en torno a un 8%. Carballo amplía esa brecha a 15% (un 37,2% de intención de voto para Cobos contra un 22,4% para Abraham). Quien más cerca ubica a ambos contendientes es Santiago Alé, con apenas 5 puntos.

Es el típico juego de los números a esta altura del partido. Deben ser tomados con pinzas pues todos los encuestadores trabajan para alguno de los partidos en competencia.

No obstante lo cual, el peronismo logró consolidar su frente interno luego de que se retirara a cuarteles de invierno su principal consultor, Mario Riorda.

El comando político central quedó conformado por primeras espadas: el vicegobernador Carlos Ciurca, el intendente lasherino Rubén Miranda, el senador Adolfo Bermejo y el ministro de Gobierno Félix González, a los que se suma el legislador Ricardo Pettignano en representación de los sureños. Coordinará esta tormenta de ideas, este cerebro colectivo, el secretario Eduardo Bauzá, uno de los hombres de máxima confianza del gobernador.

“Estamos todos encariñados nuevamente”, resumió con una sonrisa Abraham mientras se arremangaba para una tarea que será intensa y afanosa.

Postal 3: unos crecen, otros no
En el segundo pelotón, la cosa está bastante movida.

El más comprometido es el del Partido Demócrata, cuya intención de voto, sumando las tres alternativas (Rosales, Aguinaga y Difonso) no supera el 10%. Encima, se generan reyertas intestinas como, por ejemplo, la de las últimas horas en torno a la alianza con el macrismo.

Otro sinsentido de campaña.

Daniel Cassia (peronismo federal) viene subiendo -según Alé- y el socialista Alberto Montbrun oscila alrededor del 5% de intención de voto.

La mayor sorpresa del momento es el trío de radicales disidentes que conforman Roberto Iglesias, Mariana Juri y Víctor Fayad bajo el paraguas del Partido Federal. Tanto Carballo como Alé los ubican con guarismos cercanos al 17%, o sea, a una distancia cercana a Abraham, lo cual los transforma en la tercera fuerza en discordia, en árbitro, como vaticinara el exgobernador Iglesias.

Su avance es una buena noticia también para el peronismo. Todo lo que contribuya a mordisquearle lo que sea a Cobos se festeja.

Poca cosa, en suma, por ahora. Solo postales, comidilla, mucho nerviosismo y ansiedad.

A relajarse un poco, muchachos.

Que el país está que arde, pero la provincia no.

Como dijo Cristina que dijera Maradona: “Lará, lará, lará”.

¿Viste?

http://www.diariouno.com.ar/columnista/Andres-Gabrielli/Pais-bajo-un-ataque-de-nervios-20130707-0029.html

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top