Pasión por Francisco y el Indio

Pasión por Francisco y el Indio

jul 28, 13 • In Columnas, Política, Tapa

Las multitudes, en estos días, no prestan atención a la campaña electoral sino al Papa y al recital de Solari, que se ha vuelto un gran dolor de cabeza

El Indio Solari, el papa Fracisco y el gobernador Paco Pérez.

El Indio Solari, el papa Francisco y el gobernador Paco Pérez (ilustra Diego Juri para UNO).

Por Andrés Gabrielli
Columnista de Diario UNO

Poca gente sabe a ciencia cierta qué se vota el próximo 11 de agosto en las primarias abiertas. Registra que debe concurrir a las urnas ese día, pero la motivación es incierta.

Entendible. Ni las campañas ni los candidatos logran entusiasmar. Todavía. Veremos si lo logran. Queda una larga carrera, luego, hacia la sentencia definitiva de octubre.

Por ahora, la pasión de multitudes salteó la política en dirección a dos focos. Uno, afuera, el Papa. El otro, aquí en Mendoza, con el Indio Solari.

Francisco, que les reclama “lío” a los jóvenes y que, por ende, es tan transgresor como Néstor, al decir de Cristina, resultó un faro irresistible desde Brasil. Hasta tal punto que mucho políticos metidos de lleno en la campaña electoral, como el bonaerense Daniel Scioli y la Presidenta junto a su delfín en dicho territorio, Martín Insaurralde, corrieron a verlo.

Peregrinan, los políticos, en procura de la foto santificante.

No todo es alegría brasilera
Mientras la crema de la dirigencia nacional recoge bendiciones en Brasil, el gobernador Francisco Pérez tiene otro feeling con el país vecino. Otro karma.

Paco no está para indulgencias plenarias ni para besar anillos papales. Sus preocupaciones, en estos días, son mas terrenales. Más pedestres.

Ya el vecino carioca viene de producirle su más fuerte dolor de cabeza con la caída del proyecto de la minera Vale. Ahora puede ser su tabla de salvación, por otro emprendimiento: Los Blancos, emblema histórico de la espera y de los sueños rotos de la Provincia.

De un salto, Pérez se fue a Rio de Janeiro, sorteando las multitudes papales, para entrevistarse con autoridades del Banco de Desarrollo de Brasil. La entidad, se supone, va a aportar financiamiento para el desarrollo del complejo hidroeléctrico.

“¿No pueden acabar la Ruta 40 y van a hacer Los Blancos?”, se quejaba un empresario con importantes inversiones en el Valle de Uco.

Es uno de los grandes misterios que atañen a la relación entre la Nación y la Provincia. Un misterio más complejo que la transubstanciación.

El buenazo de Francisco podría darnos una mano para entenderlo.

Suspiros y julepe por el Indio
Los suspiros actuales de Pérez no son, en realidad, por Francisco, sino por uno de sus grandes berretines culturales: la visita a Mendoza del Indio Solari.

Lo que se fantaseara, desde el origen, en la mente del gobernador, como una fiesta del rock alternativo y áspero, empezó siendo un problema.

Las enormes colas, los embotellamientos en el Centro y, finalmente, la falta de entradas para satisfacer la inusual demanda, motivaron una respuesta cargada de amenazas: trasladar el megarrecital al Hipódromo local.

Es el lugar que aceptó la organización de Solari, porque mantiene el espectáculo dentro de los límites urbanos del Gran Mendoza, al contrario de otras posibilidades, como el autódromo de San Martín.

Un sudor frío empezó a correr desde ese momento por la espalda de los miembros del Gobierno provincial y también del intendente de Godoy Cruz, Alfredo Cornejo, a quien, de buenas a primeras, le tiraron una papa caliente.

“Tenemos mucho para perder, en caso de que algo salga mal, y muy poco, casi nada, para ganar”, es la opinión unánime de todos ellos.

Pero ya están en el baile. Y tienen que bailar.

En la cuerda floja y sin red
De todas las apuestas fuertes que ha hecho Paco Pérez en materia de grandes espectáculos, esta es, por lejos, la más riesgosa.

Monta a las autoridades sobre la cuerda floja. Sin red.

Porque Solari no es la Selección ni Los Pumas ni José Carreras. Se trata de una figura inaprensible. Los encuentros con sus fans ricoteros son muy intensos.

Y no se lo puede cooptar, como a otros popes del arte nacional.

“El Indio pidió expresamente que no se lo mezcle con la cosa partidaria. No quiere sala VIP ni menciones oficiales de ningún tipo. Muchos menos políticos involucrados como figurones en el espectáculo”, relató uno de los hombres de confianza de Pérez.

Pese a ello, el recital tiene inevitablemente un matiz político. Porque Pérez lo anunció, a fines de abril, como un logro propio, en su cuenta de Twitter. Y porque le han trasladado parte de la responsabilidad, como anfitrión, a Cornejo.

Cornejo es, hoy, el jefe político del radicalismo mendocino. Y el lugarteniente de Julio Cobos, a su vez, el principal candidato a diputado en octubre.

La presentación de Solari será a mediados de setiembre. Muy cerca de las elecciones.

O sea, una bomba de tiempo para cualquiera. Que se desactivará si todos hacen las cosas como corresponde.
Será una prueba.

Ahora bien, ¿Cornejo podría haberse negado a aceptar el compromiso?

Lo dejaron entre la espada y la pared. Era tan difícil, para él, decir que sí como que no.

Y ningún político de fuste sería tan loco de malquistarse con una multitud, por más rebelde o antipolítica que sea, en plena campaña electoral.

Eso sí, Cornejo ha dejado, formalmente, toda la responsabilidad en manos del Gobierno de Mendoza. No obstante, los vecinos de Godoy Cruz que rodean el Hipódromo tiemblan, alarmados.

Otro miedo más. Por si hiciera falta.

La guerra de encuestas
Quienes no están demasiado interesados en Francisco y el Indio son los técnicos de los respectivos equipos de campaña.
Cunde la tensión entre ellos, a la par que se disemina la histeria por la aparición y difusión de las sucesivas encuestas de intención de voto.

Llama la atención la notable dispersión que se genera entre las distintas consultoras (ver nota en UNO). Hay diferencias que superan holgadamente los 10 puntos en algunos casos, sobre todo cuando se mide la ventaja que separa a Cobos del candidato peronista Alejandro Abraham; también respecto de los guarismos que estaría alcanzando el radical disidente Roberto Iglesias, que busca prenderse “arriba” desplazando a los demócratas del tercer casillero.

Alguien, por lo tanto, va a quedar desairado en la noche del domingo del 11 de agosto, cuando llegue la hora de la verdad.

Será otro Ángel de los perdedores, según canta el Indio.

Uno que anda por esos callejones “donde solo campeonan los peores”.

http://www.diariouno.com.ar/columnista/agabrielli/Pasion-por-Francisco-y-el-Indio-20130728-0029.html

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top