El espíritu grande y los libros

El espíritu grande y los libros

sep 29, 13 • In Columnas, Política, Tapa

Pese a las dificultades económicas y el negativo presagio electoral, el gobernador Pérez disfruta de una intensa agenda turística y cultural

El gobernador Francisco Pérez

El gobernador Francisco Pérez

Por Andrés Gabrielli

Columnista de Diario UNO

La realidad se ha puesto densa y brava para el Gobierno provincial, sobre todo porque el intervalo que falta transitar hasta las elecciones del 27 de octubre es lo más parecido al desierto.

Hay aridez en lo que tiran las encuestas y en las ideas propias de campaña. Pero hay, también, un goteo ácido en los embates conceptuales que va destilando, sistemáticamente, la oposición.

La economía y la inseguridad son dos fuentes constantes de inquietud.

Respecto de lo primero, el radicalismo, principal contendiente en las urnas, no piensa soltar la presa: ataca con las desventuras que promete el Presupuesto nacional, con la “pérdida de competitividad de nuestra economía real”, con el derrumbe de la producción petrolera o con la desigual distribución de los subsidios energéticos que hace la Casa Rosada, entre otros temas.

Aun así, el gobernador Francisco Pérez pasa por un buen momento anímico. Y no porque se haga el desentendido de los problemas coyunturales, sino porque hay un aspecto de su gestión que marcha a buen paso y brilla con luces genuinas.

Tiene que ver con la cultura. Con la generación de una agenda para posicionar y proyectar la provincia. Con la marea que mueve la industria del entretenimiento.

Un arco de Pilo a Paco

Una opinión personal, antes de proseguir con nuestro asunto.

Para situar el personaje.

Francisco Pérez es el gobernador mendocino que mejor ha entendido el peso simbólico, el efecto sembrador de nuestro valores culturales, desde José Octavio Bordón.

Pero con una ventaja. Paco no tiene a su lado a una mente brillante como Carlos la Rosa, que era el confidente de Pilo, el Maquiavelo del príncipe.

Pérez se construye a sí mismo. Sin un Voltaire.

Entre San Martín, Eva y Cristina

En esta materia, Pérez se muestra genuino. No posa.

Tampoco le hacía falta a Bordón, un intelectual universitario que fue aquilatando un notable roce internacional.

Cuando, ayer, por ejemplo, el gobernador puso en Twitter: “Tuve el honor de recibir al poeta nicaragüense Ernesto Cardenal, declarado visitante ilustre”, junto a la foto del legendario sacerdote sandinista, estaba viviendo intensamente el momento, participando de él.

A fin de completar el retrato, este escriba le preguntó a Pérez por su estadista preferido.

La respuesta es breve, pero contundente en lo personal, en lo humano y también en lo político.

Paco se define: “San Martín como estratega y visionario, Evita por su sensibilidad, Cristina por su fuerza, Cortázar por su lenguaje, Atahualpa Yupanqui por su amor a lo nacional y el interior, y Lula por su trayectoria”.

El perfil libresco

No es casual que bajo la administración de Pérez se haya montado, hoy, la mejor Feria del Libro mendocina en muchos años.

Se la ponderó el secretario de Cultura de la Nación, Jorge Coscia, al recorrer el Le Parc. “Tenemos que hacer algo parecido en Buenos Aires”, le dijo a Paco.

Y Paco paladea estas cosas. Es lector. Sabe de libros. Cuando regala uno, jamás resulta obvio. Puede sorprender, gratamente, con un Di Benedetto, un Le Clézio, un Auður Ava Ólafsdóttir.

La nómina de sus escritores preferidos también lo pinta de una pieza: Eco, Sábato, García Márquez, Kafka, José Ingenieros, Sartre, Dostoievski, Frankl, Camus, Saramago, Fuentes… “Cada uno en una etapa de mi vida”, explica.

Llegados a este punto, y frente a la autosatisfacción del personaje, para bajarlo a tierra conviene recordarle a Pérez un concepto del mexicano Gabriel Zaid: “Administrar la cultura es como decretar la primavera: un delirio narcisista de poder”.

Una agenda muy cargada

Ahora bien, una feria del libro, por sí misma, no puede fundamentar la satisfacción de ningún gobierno.

El arco es más amplio. Responde a una política de la actual gestión. Tras el aluvión que provocó el recital del Indio Solari (un metejón personal de Pérez), que le dejó a la provincia unos 100 millones de pesos solo en materia turística y que atrajo a más de 70.000 visitantes, la semana siguió con la Panamerican Cup que disputan Las Leonas en el flamante estadio local y con la nutrida Feria del Libro.

Entre otros eventos, se sumó el lanzamiento internacional de un modelo de Ford animado por la banda soporte de los Rolling Stones, con el bajista Derryl Jones a la cabeza.

Fueron, pues, uno tras otro, días de leyenda en Mendoza.

Números para tener en cuenta

Una mirada global sobre esta materia indica que, en todo el año, la semana de la Vendimia sigue siendo lo más importante y convocante. Siguen los fines de semana largos.

Esto se ha completado con una política de eventos sin los cuales, según la opinión del ministro de Turismo, Javier Espina, muchos visitantes no vendrían a Mendoza.

Pasaron la Copa de Verano de fútbol, los Panamericanos de Atletismo, el match entre Los Pumas y Sudáfrica. Pasaron alrededor de 125 congresos, como el reciente de administración pública que contó con 4.000 inscriptos.

Pasó, en lo local, La Brújula en El Parc, con una multitud de visitantes.

Este movimiento ha dejado ingresos para la provincia de unos 5.000 millones de pesos, un 15% por encima del año pasado, con una ocupación hotelera del 57% y un crecimiento de camas en ascenso.

Lo que viene también es ambicioso: Dakar, Copa Davis, Andrea Bocelli, Cantata Sanmartiniana, Vendimia y los 200 años de San Martín gobernador, los 100 años del Cerro de la Gloria, el “Año Cortázar”, junto al etcétera de las rutas del vino, de la gastronomía, del aceite de oliva y derivados.

¿Alcanza con esto para arropar a un gobierno?

No, porque el turismo representa, grosso modo, un 15% del producto provincial. “Pero tracciona fuertemente la economía, es un brutal generador de empleo y atrae inversiones”, completa otro ministro, Marcelo Barg, de Agroindustria.

Es un camino, entonces. Virtuoso. A cimentar.

A soñar también.

Con espíritu grande, agregaría el gobernador, trepándose al podio.

Bien. Para terminar, Paco, ya que estamos, ¿cuál es su superhéroe preferido?

“El Zorro”, dice, expeditivo.

Nada mejor.

El Zorro, según la universal Wilkipedia, es un “apuesto forajido, enmascarado y encapotado, que defiende a la gente de funcionarios tiránicos y otros villanos”.

http://www.diariouno.com.ar/columnista/Andres-Gabrielli/El-espiritu-grande-y-los-libros-20130929-0036.html

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top