Horas de angustia para Pérez

Horas de angustia para Pérez

oct 13, 13 • In Columnas, Política, Tapa

La salud de Cristina y el accidente de Gioja han conmovido al gobernador, un hombre emotivo. Parte de su tropa ya se encolumnó detrás de Scioli

El gobernador Paco Pérez  rezando a Cristina Fernández y Amado Bodou.

El gobernador Paco Pérez ante las miradas de Cristina y Boudou (ilustración de Diego Juri para UNO).

Andrés Gabrielli
Columnista de Diario UNO

Pocas campañas electorales han quedado tan condicionadas como la actual, a tan solo dos semanas de los comicios.

Más allá de cómo procese estos sucesos el electorado, sí está claro que la cúpula del poder provincial quedó visiblemente afectada.

El gobernador Francisco Pérez recibió una doble conmoción, primero con la dolencia de la Presidenta, luego con el gravísimo accidente que sufrió su vecino José Luis Gioja.

“Es un difícil momento”, confesaba ayer a la siesta, desde San Juan, adonde se trasladó acompañado por sus ministros Marcelo Barg y Carlos Díaz Russo para estar al lado de Gioja.

Pérez, cuando se transforma en Paco, o sea, en una persona común y corriente, es pura emotividad. Tiene el llanto fácil. Las pulsaciones le suben rápidamente. Se enciende con poco y nada.

Lo del Flaco Gioja fue un añadido, un plus, dentro de una semana candente.

Ya en su viaje del lunes a Brasil mostraba la (comprensible) agitación de su ánimo: “Estoy muy preocupado”, dijo sin tapujos durante la noche, en el piso 41 del restorán Terraco Italia, en San Pablo, refiriéndose a la situación de Cristina Fernández. “Hay que ver cuánto demora su recuperación y cómo nos ordenamos mientras tanto”.

Pérez, antes de volar a Brasil, acababa de hablar de este y otros asuntos relativos a la economía regional con Gioja. Estaban en sintonía y en consulta permanente.

Es que los gobernadores, ante la ausencia temporal de Cristina, son, hoy, parte importante del entramado que sostiene el poder político del Gobierno nacional.

Son la red que tiene por debajo, como garantía, el vice Amado Boudou en su vacilante caminata por la cuerda floja de la Presidencia.

De ahí el impacto que causa el infortunio del mandatario sanjuanino, hoy por hoy el caudillo más influyente de Cuyo.

¿Paco ministro?
Está visto en la historia reciente del país que los mandatarios provinciales son garantía de racionabilidad y gobernabilidad cuando surgen crisis imprevistas. Ellos, por ejemplo, posibilitaron un tránsito aceptable entre la debacle del gobierno de De la Rúa y el interinato de Duhalde, pasando por el breve jolgorio “defaultista” de Rodríguez Sáa.

El gobernador mendocino en esos días era Roberto Iglesias, recibido de piloto de tormentas.

Hoy la situación general no es tan brava en lo económico y en lo institucional. Pero sí se han encendido las señales de alarma en lo político.

El kirchnerismo, luego de diez años ejerciendo con mano de hierro el poder, olfatea la derrota. Se ha aferrado, como última tabla de salvación, a un acólito que despreció siempre, el gobernador bonaerense Daniel Scioli.

Pero Scioli, en este momento, no solo se ha echado al hombro la campaña del principal candidato oficialista, Martín Insaurralde, sino que ya se ha anotado, sin medias tintas, en el carrera presidencial.

Al kirchnerismo tal constatación lo encrespa.

Necesita preservar, lo más posible, el poder de Cristina.

La estrategia, con ese fin, sería incorporar en el gabinete nacional a un puñado de gobernadores para que operen como un tapón o un condicionante del imparable ascenso del exmotonauta.

Uno de los mandatarios que se menciona es Francisco Pérez, aunque Cobos vuelva a darle una tunda el próximo domingo 27.

La versión pertenece a la cúpula periodística de Clarín.

¿Simple especulación o información fidedigna? ¿Tarea profesional u operación electoral?

El mismo Pérez le pone paños fríos al rumor: “Ni idea de eso que están tirando”, dice desde San Juan. “Estoy orgulloso de ser gobernador de Mendoza y con muchas ganas por lo que viene”.

Poco para agregar, entonces. Por ahora.

Se lanza el operativo Scioli 2015
De todos modos, a esta altura los caminos de cada uno se van consolidando: “Yo ya estoy encolumnado detrás de Scioli”, le dice a quien quiera oírlo el vicegobernador Carlos Ciurca. “Estoy trabajando para el proyecto Scioli presidente 2015”.

Su firme enrolamiento tiene proyección: “Son muchos los que me están llamando para sumarse. Cada vez más”.

No suena demasiado conflictiva la postura de Ciurca si uno se atiene a las palabras que largó uno de los miembros más connotados del elenco kirchnerista, Diego Bossio, director ejecutivo de ANSES, para quien “Scioli merece nuestra confianza. Se la ha ganado”.

Dejó caer este mensaje en un acto en Malargüe, el viernes. Estaban presentes, entre otros, el gobernador Pérez y el exgobernador Celso Jaque.

Calma en el búnker del PJ
Ahora bien, estando a solo dos semanas de las elecciones legislativas, en el cuartel general del peronismo se preguntan por el eventual impacto causado por la doble situación de la Presidenta y de Gioja.

El infortunio del gobernador sanjuanino no tendrá repercusión entre el electorado mendocino, opinan.

En cuanto a Cristina, se piensa que, igualmente, tendrá efecto neutro: “Y, en todo caso, si hay algún coletazo, será a favor”.

¿Cuál sería ese aspecto positivo? Que la Presidenta actuó como leitmotiv del mensaje opositor. Contra ella estaban apuntados todos los cañones. Esta andanada debería atenuarse e, incluso, cesar por completo.

Lo que sigue tiene un rumbo definido: Nicolás del Caño es el principal enemigo de estas horas. El candidato trotskista amenaza, más que Cobos, el ingreso de Omar Félix como segundo diputado al Congreso.

Por resignación o por méritos de conducción, hay tranquilidad en el búnker peronista: “Hemos ordenado la campaña y la hemos territorializado”, aseguran.

Ayer se grababan los spots finales de propaganda en Maipú, enfatizando “las principales cuatro leyes de quince que serán presentadas a la sociedad”. Producción, turismo, tránsito, medio ambiente, integración regional, juventud, discapacidad, estarán presentes como temas.

Mientras tanto, a la vez que enjuga sus penas episódicas y sus angustias, Pérez continúa su lucha a brazo partido contra los molinos de viento. Como hizo en Brasil, buscando revivir la minera Vale, el proyecto Los Blancos, el vuelo directo San Pablo-Mendoza.

Sueños empecinados del presente, “con muchas ganas por lo que viene”, como él dice.

Maquiavelo sabía que la adversidad prueba el temple de los hombres.

Así pues, un biográfico del mítico consejero florentino anota: “El espectro del lobo que acecha ante la puerta suele estimular la creación de la mejor obra del artista”.

http://www.diariouno.com.ar/columnista/Andres-Gabrielli/Horas-de-angustia-para-Perez-20131013-0031.html

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top