Penando por un dólar junto al cura y al “tordo”

Penando por un dólar junto al cura y al “tordo”

ene 26, 14 • In Columnas, Política, Tapa

La devaluación tendrá un efecto neutro en Mendoza, opinan en Hacienda. Mientras, Roby y Bassin aportan un aire fresco

Los ministros Cristian Bassin (Desarrollo Social=, Marcelo Costa (Hacienda) y Matías Roby (Salud). Ilustra Diego Juri para UNO.

Los ministros Cristian Bassin (Desarrollo Social), Marcelo Costa (Hacienda) y Matías Roby (Salud) (Ilustra Diego Juri para UNO).

Por Andrés Gabrielli
Columnista de Diario UNO

Todavía no culmina el primer mes del año y ya se cumplieron, con creces, los pronósticos: 2014 será durísimo.

Se sabía esto. Lo que cambió es el ritmo. Los acontecimientos alcanzaron un carácter de vorágine.

Como es habitual en la Argentina nitzscheana, el país del eterno retorno a la zozobra.

Una sola palabra resume el ánimo del fin de semana: incertidumbre.

Incertidumbre que mira al lunes. A mañana.

Mañana, aunque la Presidenta esté sonriente en Cuba, sería primordial que alguien del Gobierno inicie la semana con un mensaje claro. Que dé previsibilidad en el corto y, si fuera posible, en el mediano plazos.

Un dólar de efecto neutro
El dólar pegó un salto de asombro. El mayor desde la salida de la convertibilidad, negando uno de los mandamientos acuñados a fuego en las tablas del modelo: no devaluarás.

Incongruencias del relato aparte, el sacudón en la cotización abrió un gran interrogante sobre las economías regionales, muchas de ellas con sus deudas atadas al dólar.

¿Cuál es la magnitud del problema para Mendoza, con la divisa norteamericana en torno a los 8 pesos?
Según el Ministerio de Hacienda, el efecto terminará siendo neutro.

Se pierde, sí, respecto de la deuda dolarizada. Pero se gana con el aumento de las regalías y de la soja. Además de las mejoras que significa para el sector exportador.

“Las señales son buenas. Soy optimista”, resume el ministro Marcelo Costa, mirando hacia adelante.

El momento, igual, es delicado y la expectativa está puesta en que el Gobierno nacional logre que el aumento del dólar no se traslade a los precios en forma indiscriminada.

Hay algo, empero, que templa la esperanza y que solo puede ser tratado en voz muy baja en el seno del Ejecutivo mendocino. Tras los últimos movimientos, la estrella del ministro de Economía, Axel Kicillof, luce opacada. “Algo cambió”, se entusiasman por aquí.

La devaluación y el aumento de la tasa de interés orillando el 26% se atribuyen al tándem que conforman el presidente del Banco Central, Juan Carlos Fábrega, y el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, para controlar la inflación y sincerar las variables.

“Juan Carlos (Fábrega) tiene credibilidad. Es respetado por la mayoría”, argumentan, confiados.

La revolución del médico
En medio de este tembladeral sobre el que tiene nula influencia, el gobernador Francisco Pérez parece haber dado en la tecla para relanzar el segundo tramo de su mandato.

Encontró la respuesta de manera heterodoxa, por fuera de la política.

Han sido sus dos nuevos ministros, Matías Roby, en Salud, y Cristian Bassin, en Desarrollo Social, el tordo y el cura, quienes le han cambiado el rostro a la gestión.

En un país que se niega sistemáticamente a reconocer sus problemas, incluso los más groseros y obvios como la inflación y la devaluación (a las que no se puede nombrar como tales), Roby protagonizó un hecho extraordinario: dijo la verdad.

Aceptó las problemas y falencias sin enmascararlos o edulcorarlos.

Y lo hizo de la manera más simple: yendo adonde había que ir.

Hace dos sábados, el traumatólogo llegó al hospital Central con una mano atrás y otra adelante. A operar.

Halló una realidad acongojante.

“Tuve que operar con cuchillo y tenedor”, dijo, de manera simbólica.

“El quirófano del hospital hace 18 años que no se pinta”, agregó.

Y fue más allá´: “Esto no viene de ahora. Responde a una dejadez de varios gobiernos, el de Iglesias, el de Cobos, el de Jaque y el de nosotros durante estos dos años”.

¿Por qué pudo ocurrir este mea culpa histórico? Porque Roby no llega de la política ni está pensando en seguir conchabado en ella. Profesional exitoso en la actividad privada, no necesita chuparle las medias al jefe. “Paco es mi hermano”, repite.

Y precisamente esa vieja amistad juvenil explica porqué, a su vez, Pérez, el líder sulfúreo, se lo permite.

Roby sigue de ronda por los hospitales. Escuchando y tomando nota.

¿Alcanzará a cambiar algo de raíz? Le quedan los años más débiles de un gobernador sin reelección.

Pero ya hizo su gran aporte a la causa.

“En un tiempo de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario”, escribió George Orwell.

El cura salesiano y los humildes
Bassin en Desarrollo Social puede provocar un remezón similar al de Roby. Si le da el cuero, por supuesto.

“Soy hijo de un ferroviario, nacido en Palmira. Y no provengo de la política”, se preocupa en subrayar.

Una marca lo distingue: es salesiano. Al igual que el nuevo titular del Sedronar, Juan Carlos Molina. Compartieron momentos de formación, por ejemplo, en San Rafael.

Y ambos siguen el legado del fundador de la orden, Don Bosco, quien, durante el siglo XIX, apostó por la educación y la problemática de los jóvenes en el Turín industrial.

El plan Progresar, anunciado el miércoles por la Presidenta, va precisamente en esa dirección.

La juventud, los lugares vulnerables, los discapacitados, siguen siendo la obsesión de Bassin.

Al ministro lo enciende la actividad territorial, el ir casa por casa, golpeando puerta por puerta.

Y apuesta a articular su ministerio con las demás carteras del gabinete.

Ayer coincidió con Roby en su recorrido por el Borbollón.

“Que la gente vea a un Estado presente y cercano”, es el lema del cura. El tordo adhiere tácitamente con su febril actividad de estos días.

¿Podrán contagiar la revolución? ¿O será un fugaz fuego de artificio?

Les quedan dos años. Los más débiles, los más difíciles de Paco.

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top