Un Quijote en desigual pelea contra los cagones

Un Quijote en desigual pelea contra los cagones

may 4, 14 • In Columnas, Política, Tapa

Inseguros. El brutal e impactante crimen del turista neocelandés volvió a desnudar el gravoso despiste de nuestra dirigencia política

El intendente Victor Fayad y su lucha con los motochorros. Ilustra Diego Juri para UNO.

El intendente Victor Fayad y su lucha con los motochorros (Ilustra Diego Juri para UNO).

Por Andrés Gabrielli
Diario UNO

Algo les pasa a los políticos mendocinos. Algún mal severo los aqueja, que los lleva a desenfocarse de la realidad.

Como si vivieran adentro de un frasco.

La Legislatura fue ese frasco. Con tapa oxidada.

Dicho ámbito absorbió la atención el 1º de mayo, con motivo del discurso del gobernador inaugurando el periodo de sesiones ordinarias.

Se llegó de manera bastante traumática a la tradicional ceremonia.

Con la convivencia política enrarecida por la no aprobación del Presupuesto. Con los gremios estatales lanzados a paros y manifestaciones por la negociación paritaria.

Pero, sobre todo, fue la semana del asesinato del turista neocelandés. Un suceso impresionante por su brutalidad injustificada; por la hora (durante la siesta) y el lugar donde ocurrió: en el Parque, cerca del CRICYT , del Estadio Provincial, del Liceo Agrícola y del Zoológico.

Nada más emblemático y afectivo para los habitantes de Mendoza. Nada más obvio y natural para cualquier turista que decide visitarnos.

El impacto, tremendo, de la noticia fue hacia adentro y hacia afuera.

Se supo de viajeros estadounidenses que recibieron en las últimas horas un comunicado de su embajada, alertándolos sobre la inseguridad en Mendoza y desaconsejándoles, en lo posible, la visita.

Gravísimo. En especial para una provincia que, como se jactó Pérez en su mensaje, viene de recibir casi tres millones de turistas en 2013.

Pues bien, ¿cuál fue el clima político en la Legislatura?

El gobernador, por empezar, no reflejó acabadamente el estado de conmoción en su discurso. Ni el tremebundo crimen ni la inseguridad estuvieron en el centro de su arenga (apareció el tema, en puntas de pie, recién en la página 12).

Desaprovechó, de paso, la oportunidad de efectuar una amplia, generosa, urgente convocatoria, tanto política como ciudadana, para afrontar, mancomunada y solidariamente, una problemática (una ola) que está embadurnándolo todo.

Mucho menos a tono estuvo su partido, dedicado, festivamente, a espolear a Daniel Scioli como candidato presidencial para 2015.

En el recinto, mientras hablaba Paco, lo rodeaba un jolgorio de cánticos, pancartas, dedos con la ve de la victoria, sonrisas, abrazos, rugidos y, de postre, la marchita peronista.

Como si no hubiera pasado nada.

Como si las angustias de la población no existieran. Ni dolieran.

Como si el PJ no viniera de perder tres elecciones al hilo. Por paliza.

El Quijote y los cagones
Podría argumentarse que nuestros políticos padecen un fugaz encandilamiento, puesto que el proceso electoral se adelantó de golpe.

Mentira.

Ahora miran para otro lado. Y lo vienen haciendo desde hace años.

¿Cómo se explica, si no, que la gran iniciativa propuesta por el gobernador para afrontar la pandemia de inseguridad sea un par de medidas contra los motochorros?

Visto lo cual, Víctor Fayad expresó a viva voz su bronca genuina.

Fue el intendente de la Capital quien propuso algo parecido, un lustro atrás. Controlar las motos en circulación por el radio urbano era de un elemental sentido común.

“Me dejaron solo”, protesta, con razón, Fayad. “En la Legislatura se cagaron, con todo lo abarcativo de la palabra. No se bancaban un escrache en la casa o en la Legislatura”.

También la sociedad miró para otro lado.

“Ahora no voy a seguir adelante con esto. No soy el Quijote de la Mancha”, anuncia Fayad.

Lo mismo podría decir el demócrata Carlos Aguinaga, cuyo proyecto para controlar las motos duerme en la Legislatura desde la misma época.

Lo inaudito es que el Gobierno, aun admitiendo que en el 90% de los delitos urbanos intervienen motochorros, sin el caso del turista, no habría tomado cartas en el asunto.

El factor Roby: un testeo clave
La semana no se despejó en las últimas horas pese el avance parcial en la negociación con los gremios.

Es que la obsesión de Pérez porque se levantara la carpa frente a la Legislatura antes de su discurso desarmó la estrategia de sus negociadores, que requería templanza, paciencia y nervios de acero.

Así pues, en el toma y daca se pusieron en tela de juicio dos banderas que alza el ministro de Salud, Matías Roby, tan calentón como Pérez.

Una, es que el esquema salarial se defina por productividad y no por mayor carga horaria. Y otra, que no se devuelvan a los huelguistas los días no trabajados.

“Si devuelven un solo día de huelga, me voy”, insiste Roby, motus proprio, pues desde el jueves no habla con el gobernador. “Eso dinamitaría la gobernabilidad y va a hacer quebrar el sistema de salud”.

Trascendió, por otra parte, que el equipo de Roby fustigó duramente al ministro de Gobierno, Rodolfo Lafalla, por desestimar una tercera vía de negociación. “Con el esquema aceptado ahora, los que más ganan recibirán un 37% de aumento y los de peores sueldos solo un 27% o 29%. Un despropósito”, se quejan.

Con lo cual, el gobernador ha quedado entre la espada y la pared.

Si no paga los días de huelga, aparecerá como una victoria de Roby, en detrimento de otros funcionarios. Y deberá laudar por decreto.

Si los paga, se quedará sin ministro de Salud. Sin su amigo personal. Uno de sus hombres de mayor confianza y tesón dentro del gabinete.

Y les habrá entregado otra cabeza a las peleonas sindicalistas Raquel Blas y María Isabel Del Popolo.

La decisión de Sophie.

“No tires piedras cuando tu techo es de cristal”, enseña el refrán.

http://www.diariouno.com.ar/columnista/Andres-Gabrielli/Un-Quijote-en-desigual-pelea-contra-los-cagones-20140504-0024.html

 

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top