Mendoza ya no es una fiesta, mal que nos pese

Mendoza ya no es una fiesta, mal que nos pese

jun 15, 14 • In Columnas, Política, Tapa

Tregua. El Día del Padre y el partido de la Selección le dan un respiro a la política, con la negociación petrolera como tema clave

El gobernador Francisco Pérez y los retratos de Moneta y Boudou. Ilustra Diego Juri para UNO.

El gobernador Francisco Pérez y los retratos de Moneta y Boudou. Ilustra Diego Juri para UNO.

Por Andrés Gabrielli
Diario UNO

Hoy será una jornada de tregua. Un domingo festivo gracias al Día del Padre y al debut de la Selección en Brasil.

Quien más necesita esa tregua es la política. El oficialismo, sobre todo, ansioso de que la foto de Messi reemplace por un tiempo a la de Boudou en los titulares de portada.

No le vendría mal, tampoco, a la Provincia un lapso de distracción mundialista. Entre otras cosas, para descomprimir la atención sobre un tema tan relevante y complicado como la negociación petrolera.

Machos del off y del on
Cuando el gobernador Francisco Pérez se encuentre mañana en Buenos Aires con la primera plana del Gobierno nacional (De Vido, Capitanich o Kicillof), lo estará rodeando una atmósfera política espesa.

El caso Boudou es histórico, por tener a un vicepresidente en el banquillo de los acusados, e incómodo.

Los “machos del off” que denunció Boudou porque, supuestamente, lo esmerilan a sus espaldas, abre grietas en el seno del propio Gobierno, en momentos en que el kirchnerismo busca con denuedo una figura que contraste con Daniel Scioli, para no dejarle al bonaerense toda la cancha libre en la sucesión presidencial.

Entre los sospechados de integrar esa especie de secta masónica de los “machos del off ” está el ministro de Transporte, Florencio Randazzo, al que algunos referentes mendocinos le vienen apostando como eventual caballo del comisario en las precandidaturas para 2015.

Uno de ellos es el senador Adolfo Bermejo, quien impulsa con Randazzo dos propuestas legislativas para mejorar la seguridad en las rutas argentinas: la tolerancia cero de alcohol para los conductores y restringir la circulación de camiones en las ciudades durante las horas pico.

Bermejo es el primer peronista mendocino que blanqueó su intención de candidatearse a gobernador (o sea, es un “macho del on”). Y, a su vez, recibe el denuesto de propios y extraños por su cruzada antialcohólica siendo representante de la capital del vino en el Congreso.

Cuando Mendoza era una fiesta
Lo de Boudou abre grietas tanto en el presente como en el pasado.

En ese pasado de cuando Mendoza era una fiesta.

Para deslindar responsabilidades ante el juez Lijo sobre el expediente de Ciccone Calcográfrica, el vicepresidente hace foco en la ruta del dinero. Y su dedo acusador apunta directamente al empresario Raúl Moneta quien, según cuentan, “con rasgos de inusual nobleza, para salvar a un amigo, le puso el pecho al desastre de Ciccone”.

Pero hoy Moneta está gravemente enfermo. No puede dar su versión.

Moneta, Boudou, Alejandro Vandenbroele, Leonardo Fariña… nombres que jalonan una parte de la fiesta grande de la provincia.

Moneta, el banquero, con sus caballos criollos de Argentina en Mendoza, la Virgen de la Carrodilla y la música de Los Chalchaleros, Los Trovadores de Cuyo y bandas militares durante el gobierno de Lafalla; Boudou, el rockero, animando, con La Mancha de Rolando, el pogo de la campaña electoral que llevó al poder a la actual administración peronista; Vandenbroele, el vecino de Chacras, pieza clave en la trama de The Old Fund; Fariña, el play boy, con su turbia adquisición de terrenos en el Manzano Histórico. Entre otros.

Todas estas historias confluyen hoy en tribunales de Buenos Aires. Pero parte de sus ríos subterráneos se conectan en Mendoza.

Pese a los servicios prestados, “a La Banda de los Descuidistas (Boudou y sus amigos de Old Fund), Moneta les fue de mayor utilidad enfermo que sano”, sostiene con crudeza Jorge Asís en su portal.

Así es la vida. Así de cruel.

Petróleo polémico
Para Mendoza, también el petróleo alguna vez fue una fiesta.

Hoy es un dolor de cabeza.

La parcial renacionalización de YPF y la imperiosa necesidad de recuperar el autoabastecimiento energético, han reavivado la histórica puja Nación-provincias.

La YPF que comanda Miguel Galuccio (niño mimado de Cristina) quiere reordenar el esquema petrolero nacional. Las provincias no quieren ceder derechos adquiridos.

La nueva ley de hidrocarburos que propone la Nación es el centro del debate. Quien encabeza la rebelión es Neuquén, pues ya tiene importantes contratos firmados y estima que su empresa provincial Gas y Petróleo quedará herida de muerte. Vaca Muerta es el tesoro propio que sostiene sus ínfulas.

Mendoza está a mitad de camino.

Pérez comparte lineamientos generales de la nueva norma, pero debe dejar a salvo el honor provincial y un margen de autodeterminación.

La letra chica del proyecto de ley todavía no se conoce. Recién entonces empezará el debate en serio.

Hay un condimento centralísimo: el eventual acuerdo que se logre con la Nación deberá ser refrendado por cada Legislatura provincial.

Con lo cual, vista la trabazón que persiste con la oposición en torno al Presupuesto y al endeudamiento, se abre un serio interrogante.

“Tenemos que firmar la paz cuanto antes”, dramatizan en el Gobierno.

Siguiendo este razonamiento, alguien se pregunta por qué Pérez no sumó ya abiertamente a los líderes radicales con conocimiento técnico (Sanz, Vaquié, Cornejo, Montero) a la cruzada por el petróleo.

Tiene sentido. De aquí en más, será determinante la muñeca política.

Las últimas fotos juntos y las señales de armisticio entre el gobernador y su vice Carlos Ciurca atestiguan esa exigencia. Esa fatalidad.

Hay poco margen de error.

Mendoza, mal que nos pese, ya no es una fiesta.

http://www.diariouno.com.ar/columnista/Andres-Gabrielli/Mendoza-ya-no-es-una-fiesta-mal-que-nos-pese-20140615-0023.html

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top