En Mendoza, la vida es una herida absurda

En Mendoza, la vida es una herida absurda

sep 7, 14 • In Columnas, Política, Tapa

Desfases. Grandes crímenes siguen impunes, pero dos indigentes están presos por matar perros. Enseñamos de trenes, sin tren

El exgobernador Julio Cobos y el gobernador Paco Pérez. Ilustra Diego Juri para UNO.

Mandatarios y el juego de gobernar: Julio Cobos y Francisco Pérez (Ilustra Diego Juri para UNO).

Por Andrés Gabrielli
Diario Uno

Hay una pregunta esencial que corroe a los pensadores y a los poetas: ¿tiene un sentido final, trascendente, la vida?

¿O la vida es tan solo una herida absurda, como pretende el tango?

Dilema que, en nuestro medio, no requiere de filósofos para contestarlo. Basta y sobra con la zafia realidad.

Mendoza es la capital del absurdo.

Absurdo 1: la ciudad y los perros
Un descubrimiento periodístico de ocasión permitió comprobar que, en el ámbito local al menos, importan más los perros (seres queridos, si los hay) que las personas. Por lejos.

Sucedió en esa Las Heras “tan grande… tan linda”, como dicen.

En los bordes comunales, junto a la calle Eva Duarte de Perón (para que el absurdo sea mayor), gente de inspiración ambientalista la emprendió, de muy mala manera, contra un matrimonio de indigentes que habitaba en una tapera porque encontró, en las inmediaciones del paupérrimo hogar, un par de perros colgados de los árboles.

La pareja en cuestión (él, Oscar, de 41 años; ella, María, de 21), tiene un hijo de dos años.

Cundió una ola de cabreo, no por la situación de Oscar, de María y del pequeño, sino por el destino de los innominados canes.

Conclusión de la historia, que Dickens no podría haber contado mejor: Oscar y María están presos por haber violado la Ley Sarmiento contra el maltrato animal y el infante quedó en brazos de una tía.

Un oropel más para la sensible Justicia mendocina.

Pues los narcos se pasean a sus anchas, los ladrones de guante blanco siguen sonriendo desde su pedestal, diversos crímenes como el de Sebastián Prado siguen impunes, pero hay dos desvalidos en gayola.

Por haberse cargado unos perros.

Los sesudos especialistas se preguntan si a Oscar y a María los habrá motivado la necesidad de comer algo. O si habrá sido un oscuro ritual, una superchería de campo adentro.

¿Importa la diferencia?

¿O es que Oscar y María no tenían derecho, en su desamparo, a saciar su hambre?

Hambre del estómago. O hambre metafísica. Da lo mismo.

Absurdo 2: ponele Néstor a todo
En un país que se viene hundiendo en el absurdo mucho antes que la provincia, un hombre que aplica un elemental sentido común, sin necesidad de ser demasiado creativo, como Julio Cobos, hace la diferencia.

Cobos, ya lo dijimos, es Gardiner, el protagonista de Desde el jardín.

Sus frases planas, redonditas como un anillo, básicas, suenan geniales dentro del desvarío general.

En su carácter de diputado nacional, Cobos presentará un proyecto para que la Ruta 40 se llame General José de San Martín. De esa manera sale al cruce de la iniciativa de Carlos Kunkel y de 15 diputados del ultrakirchnerismo para que ese camino nacional de 5.300 kilómetros, que va de Jujuy a Santa Cruz, sea bautizado, como tantísimas otras obras, Néstor Kirchner.

“Antes que cambiarle el nombre a la ruta, deberían terminarla”, agregó Cobos, ironía que los mendocinos podríamos extender a la doble vía a Tunuyán, que ni Cobos ni Jaque ni Pérez lograron terminar aunque, por suerte, no la quieren motejar con un caudillo de ocasión. Todavía.

Pero surgió un aporte mejor a esta polémica estéril, a este absurdo gasto de energía: el de Carlos Abihaggle, exembajador en Chile.

“¡Qué manía la nuestra de querer ponerles nombre a aquellas cosas que ya lo tienen. Ese camino se llama Ruta 40, ¿para qué cambiarlo?”, es el razonamiento de Abihaggle.

Más sentido común, imposible.

Abihaggle fue un Chance Gardiner más Gardiner que el propio Cleto.

Absurdo 3: el tren fantasma
A veces el absurdo viene acompañado de las mejores intenciones.

Este viernes, el gobernador Francisco Pérez volvió a exaltarse, en Palmira, bajo la sincera épica de su Espíritu Grande, al anunciar el lanzamiento del curso preparatorio de la Tecnicatura Superior en Ferrocarriles y el fuerte desarrollo del PASIP (Parque de Servicios e Industrias Palmira) que, según sus palabras, “se convertirá en el complejo regional de logística y transporte más importante del oeste de Argentina”.

Hasta aquí nada que objetar. La idea es ambiciosa y resulta prometedora para la industria local.

Están muy bien, igualmente, los trencitos del Metrotranvía.

Lo absurdo del caso es que Mendoza lucirá como experta en materia ferroviaria, ¡pero no pasan por aquí los trenes de larga distancia!

Las promesas incumplidas son incontables. Una de las últimas es el tren de pasajeros a General Alvear, que tiene alguna posibilidad de concretarse porque su mentor, el ministro de Transporte, Florencio Randazzo, está en carrera para convertirse en candidato a presidente. O sea, que es ahora o nunca. Después, olvidate.

Olvido que cae, con todo su enorme peso, sobre el proyecto principalísimo, el del Trasandino, obra monumental, maravillosa, que supo traer de Chile, entre otros, a Julio Cortázar, en 1973, cinco años antes, apenas, de que dejara de funcionar.

Cobos, un ingeniero que no se sueña arquitecto egipcio, dijo, en 2007, siendo gobernador, que el Trasandino era “una alternativa al canal de Panamá que tiene a Mendoza en un lugar estratégico”.

Anhelo tan ampuloso como su promoción de la minería, que tanto él como sus sucesores fueron desactivando luego, incluso Paco en su campaña electoral y que ahora, apretado por la crisis, busca resucitar (Hierro Indio y Cerro Amarillo), tarde, cuando ya está cerca de irse.

¿Es la vida una herida absurda?

Que lo contesten los poetas y los filósofos. En Mendoza parece que sí.

http://www.diariouno.com.ar/columnista/Andres-Gabrielli/En-Mendoza-la-vida-es-una-herida-absurda-20140907-0030.html

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top