El retrato de Paco Pérez no es el de Dorian Gray

El retrato de Paco Pérez no es el de Dorian Gray

sep 28, 14 • In Columnas, Política, Tapa

Malestar. En el gesto de Quiroga de bajar el cuadro en la Legislatura se refleja el malhumor social. Y la puja garantistas vs. rigoristas

El gobernador Pérez resguardando su retrato caído por manos de Quiroga. Ilustra Diego Juri para UNO.

Osvaldo Quiroga (padre de Matías) y el retrato caído de Paco Pérez  (Ilustra Diego Juri para UNO).

Por Andrés Gabrielli
Diario UNO

El panorama no varía demasiado respecto de algunas semanas atrás: la crisis sigue apretando fuerte, el Gobierno sigue utilizando a los buitres como explicación de los males del país y los precandidatos para 2015 siguen apurando el paso para despegarse del pelotón.

Mientras tanto, el hombre común empieza a lucir inmune -o quizá indiferente- a los grandes relatos que se maquinan en la cúpula.

Sus necesidades, sus miedos, sus reclamos, son cada vez más básicos.

Lo cual explica uno de los hechos más simbólicos de los últimos tiempos, como fue la bajada del cuadro del gobernador Francisco Pérez, este jueves, en la Legislatura.

Fue, si se quiere, un incidente menor, casi tangencial a la cuestión de fondo, como era la reunión de los familiares de víctimas del delito con la Bicameral de Seguridad.

Pero la protesta de uno de ellos, Osvaldo Quiroga, el responsable de descabalgar el retrato, fue viralizándose a través de las redes y los medios hasta adquirir una amplia repercusión popular.

Descontentos y desesperados
La vehemente iniciativa de Quiroga echó raíces presurosamente porque, además del temor cotidiano de los vecinos por el accionar de la delincuencia, algunos casos resonantes habían aumentado la sensibilidad en estos días. Entre ellos, dos de características sangrientas que involucraron a policías en actividad.

Y en el rostro de Pérez (un anti Dorian Gray, bello e inmarcesible) se concentró el descontento contra el funcionariado todo. Incluyendo a jueces y a legisladores.

El senador brasileño Cristovam Buarque, exministro de Educación de Lula, al analizar la situación actual de su país, aporta un concepto asimilable a nuestra realidad: “La población se divide entre descontentos y desesperados”.

Se entiende así la ola que provocó el breve gesto del cuadro derrocado.

“No polemizo con el dolor”
Pérez no es él único responsable de lo que sucede en esta materia. Para ser justos, ni siquiera prometió en la campaña soluciones mágicas como Celso Jaque con su mapa del delito. Ni se desvaneció ante la furia de los vecinos como Cobos.

Pero recibió un dardo de estricta coyuntura.

Pérez lo asimiló con mesura. Fue considerado y educado. Mucho, para una personalidad volcánica. Tan volcánica como la de Quiroga.

“No polemizo con el dolor de una víctima del delito”, es su norma. “La muerte de un hijo debe ser el infierno en vida”, agrega, para redondear la dimensión humana de su postura.

El vice Carlos Ciurca, exministro de Seguridad, piensa (siente) en términos casi idénticos.

No obstante, el gobernador no pierde la perspectiva general de lo que ocurre: “La foto de Massa (con las víctimas del delito y sus referentes partidarios locales) desvirtúa el reclamo y lo politiza”, se queja.

Y contragolpea: “En las dos últimas reuniones que convocó el diputado (radical) Héctor Quevedo a la Bicameral, se olvidó de comunicar y notificar al Poder Ejecutivo”.

Absolverse a sí mismo
De paso, cañazo. Aprovechemos la visita, ilustre, del escritor colombiano William Ospina a la próxima Feria del Libro de Mendoza.

En una página de su magnífica novela Ursúa, Ospina traza un perfil del jurista colonial Miguel Díaz de Armendáriz, que bien podría aplicarse al abogado Paco Pérez: “Tal vez atormentado por sus propias inclinaciones se había dedicado al estudio de las leyes: quería comprender el alma humana. Le gustaba juzgarse a sí mismo, aunque por lo general se absolvía, gracias a la prolijidad y sutileza de sus razones, pero a partir de cierto momento ya se sintió capaz de juzgar a los otros”.

Y completa la estampa de Armendáriz/Pérez: “Mientras entraba en carnes, fue haciendo carrera en un medio donde era importante tener argumentos eficaces para defender las políticas de Estado y para hacer tropezar a los adversarios”.

El Oso o Ralph, el demoledor
El manotazo de Quiroga al cuadro despertó sensaciones encontradas. Se tomó como un gesto autoritario, al remitir a la orden de Kirchner para retirar los retratos de los dictadores Videla y Bignone del Patio de Honor del Colegio Militar.

También fue un menoscabo a la representatividad institucional.

Fuera de ello, hubo algo más agudo en su reproche. No solo se hizo eco de un extendido reclamo social, sino que apuntó al corazón conceptual del Ejecutivo al referirse al juez de la Corte Omar Palermo como expresión del pensamiento del gobernador en cuestiones de seguridad.

Lo llama “garantismo berreta”.

Quiroga mete el dedo en la llaga porque el debate entre garantistas y rigoristas no se libra solo en la arena pública; también afecta al seno de la política y de la misma Justicia.

En la Corte mendocina, por ejemplo, es la división que existe entre los dos miembros que viene de incorporar el peronismo: Palermo, intelectual y garantista, y Mario Adaro, exministro de Gobierno, de línea más pragmática, remolcado por el sentido común de las situaciones.

Igual contrapunto existe a nivel nacional: Zaffaroni, por un lado; y el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, junto al ministro de Seguridad de Buenos Aires, Alejandro Granados, por el otro.

Los políticos de la Nación, de Mendoza y de los municipios, abocados a resolver el día a día de los ciudadanos y no a la disquisición teórica, se inclinan en su gran mayoría por la segunda de las posiciones.

Quiroga, aquí también, golpeó en dirección de la tendencia dominante.

http://www.diariouno.com.ar/columnista/Andres-Gabrielli/El-retrato-de-Paco-Perez-no-es-el-de-Dorian-Gray-20140928-0020.html

 

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top