El duelo Scioli-Randazzo: mal momento para Paco

El duelo Scioli-Randazzo: mal momento para Paco

oct 26, 14 • In Columnas, Política, Tapa

Contradictorio. El gobernador fustiga al radicalismo por no ponerse de acuerdo. Pero el PJ no le garantiza una mayor coherencia

El ministro de transporte Florencio Randazzo Ilustra Diego Juri para UNO.

El ministro de Transporte, Florencio Randazzo, con Paco Pérez, Martínez Palau y Marcelo Costa.
Ilustra Diego Juri para UNO.

Por Andrés Gabrielli
Diario UNO

Como el país no termina de acomodarse, nadie sabe bien dónde está parado -ni el político, ni el empresario y mucho menos el ciudadano de a pie- y ahí anda uno, a los tumbos. Adivinando.

Por lo tanto, lo que se le echa en cara al rival de turno podría estarle sucediendo a uno mismo, casi sin darse cuenta.

Le pasa al gobernador Francisco Pérez, que vive mofándose de los radicales porque no logran ponerse de acuerdo ni para la foto.

La realidad, es cierto, le da de comer todos los días. Como el viernes, con la instantánea captada en San Rafael, en donde el godoicruceño Alfredo Cornejo posa junto al jefe de gobierno porteño Mauricio Macri.

Los dos sonríen, pícaros, cancheros. Zorros. Conscientes de esta nueva travesura que hizo saltar, una vez más, las alarmas en todos los cuarteles, aunque no hayan cerrado nada ni lo estén conversando. Todavía.

Acierta, pues, Pérez, al zaherir con esta foto envenenada de sus dos contrincantes -el de acá y el de allá-, pero, al mismo tiempo, no advierte los lamparones que manchan su propia imagen grupal.

Porque hay una diferencia enorme y cuestionable entre la foto de hace dos semanas, donde él y el vicegobernador Carlos Ciurca lucían rodeados por el PJ parroquiano unido bajo el aura de Daniel Scioli y la foto de este jueves, junto al ministro Florencio Randazzo y al camporista Wado de Pedro en el Le Parc.

En esta última Ciurca no figura. Estaba acompañando, precisamente, a Scioli, que fue la víctima propiciatoria de esa cumbre K en Mendoza. El Gran Chivo Expiatorio elegido por Randazzo.

Una contradicción tan flagrante como la que Paco les achaca a los otros.

“¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo?”, decía Jesús.

Scioli, a la parrilla
Pérez, por su investidura, está obligado a ser amplio. Está obligado, por ende, a tragarse todos los sapos que haya en su carta de gobernador.

Dicha obligación es prioritaria respecto de la interna peronista enfocada a la candidatura presidencial. “Paco no puede decirle que no a nadie. Va a recibir, como corresponde, a todos los que vengan, porque muchos de ellos son ministros (como Randazzo o Rossi), legisladores (como Julián Domínguez o Aníbal Fernández) o, directamente, son sus pares (como Uribarri). O sea, cada uno ellos es importante dentro de la tarea de gobierno”, explica un colaborador.

No hay escapatoria, entonces.

Lo cual conduce a incomodidades como la del jueves en Le Parc, donde Randazzo, en competencia abierta contra Scioli por la candidatura, lo calificó a este de menemista y símbolo del pasado, de ser el candidato de Clarín junto a Macri y a Massa.

Para Pérez fue un momento desagradable. Tuvo que tragar saliva, sin aplaudir el ataque del ministro de Transporte al gobernador bonaerense. Y, si bien está dispuesto, finalmente, a acompañar al postulante presidencial que bendiga la Rosada, sabe, al igual que el resto del PJ local, que, hoy por hoy, Scioli es la mejor carta de triunfo en la provincia.

¿Quién fue el que más ganó con la visita de Randazzo y su pasión por los trenes? Sin duda, otro ministro de Transporte, pero en su variante local, Diego Martínez Palau. No demasiado enfocado en la competencia por la gobernación, ha quedado como el referente principal de su par nacional. Como el único.

Si Randazzo, que se tiene mucha fe y que aseguró, por lo mismo, que se presentará sí o sí en las internas abiertas de agosto, diera el batacazo y desbancara finalmente a Scioli, Martínez Palau se quedaría, en exclusiva, con su antorcha en la provincia.

El sapo antiempresario
Los sapos a la carta que le hacen deglutir a Paco Pérez son más de lo que aconsejaría una dieta sana.

Porque no solo debe agasajar a la cúpula nacional del kirchnerismo en campaña, sino también avalar sus discursos incendiarios.

El encuentro en Le Parc fue de carácter netamente militante, con la mira puesta en “la “reflexión y la formación” de cuadros.
Y allí se revalidó la idea de que los enemigos del modelo son los poderes económicos y mediáticos.

La incomodidad, esta vez, sacudió a los miembros del gabinete local.

¿Cómo aplaudir un discurso antiempresario si la Provincia está intentando, por todos los medios, reavivar el proyecto de Vale en el Sur?, se preguntan, por ejemplo.

¿Cómo avalarlo si estamos haciendo ingentes esfuerzos para socorrer a IMPSA, para atraer inversiones petroleras, con Vaca Muerta a la cabeza, y mineras, que dependen de grandes corporaciones?

¿Cómo prenderse en momentos en que se intenta refundar el banco provincial -una bandera del ministro Marcelo Costa-, que, en caso de prosperar, necesitará un importante flujo de capitales?

Una infeliz coincidencia la perorata revolú del Le Parc justo cuando representantes locales como Gerardo Cartellone, Ernesto Ferrer, Alfredo Romano (CEM), Juan José Canay (Bodegas de Argentina) y Jorge Segovia (hoteleros y gastronómicos de AEHGA), hicieron un frente común para gestionar, en Mar del Plata, que el Coloquio de IDEA se realice el año próximo en Mendoza (en IDEA, dicho sea de paso, el que brilló fue el precandidato presidencial de la UCR, Ernesto Sanz, según consigna Darío Gallardo en sus crónicas).

Para que esto último tenga alguna factibilidad, el aporte del Gobierno provincial resulta decisivo.

Está bien, por lo tanto, que Pérez degluta sapos en forma de contradicciones. Son los gajes del oficio.

La clave es que ese menú forzoso no llegue a indigestarlo.

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top