Adolfo y Alfredo: 21 de junio… a la hora señalada

Adolfo y Alfredo: 21 de  junio… a la hora señalada

abr 26, 15 • In Columnas, Política, Tapa

Por la gobernación. Bermejo y Cornejo pudieron haber rivalizado hace cuatros años. El destino los cruza ahora. Apasionante

Ian MacDonald y Gary Cooper (o viceversa). Los candidatos Adolfo Bermejo y Alfredo Cornejo (Ilustra Diego Juri para UNO).

Ian MacDonald y Gary Cooper (o viceversa). Los candidatos Adolfo Bermejo y Alfredo Cornejo (Ilustra Diego Juri para UNO).

Por Andrés Gabrielli
Diario UNO

Los dos hombres, finalmente, se verán frente a frente, mano a mano, después de haber recorrido un largo camino.

Como en los viejos westerns de Hollywood, solo uno quedará en pie y seguirá su camino hacia el final de la película. Que, aun así, no será fácil.

A ninguno le será sencillo reemplazar a Francisco Pérez en el sillón de gobernador, porque la provincia se ha ido volviendo cada vez más problemática, cada vez más dependiente de factores externos.

Para eso están ahí. Para jugarse.

Debieron ser pacientes y extremar su espíritu calculador. Ambos lo tienen.

Supieron esperar su momento.

Cualquiera de ellos pudo tener su oportunidad hace cuatro años.

Alfredo Cornejo, el radical, entendió entonces que le convenía dejar pasar un turno y le cedió la chance a un empecinado Roberto Iglesias. Al Mula, nunca tan mula como esa vez.

Adolfo Bermejo, el peronista, no cedió él mismo sino que lo bajaron. Fue la Presidenta quien vetó su candidatura a gobernador en beneficio de Pérez, ofendida por algunos leves signos de independencia del senador en el Congreso. Transgredir, aunque sea mínimamente, la obediencia debida, es motivo de fusilamiento político en el kirchnerismo.

Cosas de la vida. Ahora, tanto Bermejo como Pérez desafiaron el gran dedo de Cristina, enfrentando, el domingo pasado, al preferido presidencial, Guillermo Carmona, el portaestandarte de La Cámpora mendocina. Y ahí están los dos. Vivitos y coleando. Todavía. Atravesando un escarpado campo de espinas.

Pudo haber sido cuatro años atrás este mismo duelo. Para Alfredo y Alfonso, la nueva cita es el 21 de junio.

A la hora señalada.

Con una chica en medio, la chica de la película, Noelia Barbeito, del frente de izquierda, para quien todo es sueño y esperanza.

Por la gobernación y algo más
Si Bermejo tuvo que librarse del pegajoso madrinazgo presidencial para llegar a este momento como candidato a gobernador, Cornejo tuvo que hacer otro tanto.

Fue en etapas sucesivas. Primero, se ocupó de Iglesias, una sombra incómoda. Bastaron dos derrotas electorales del Mula, en 2011 y en 2013. Una le hizo tocar la lona, la otra lo noqueó, lo sacó del ring.

Luego, el fallecimiento de Fayad le permitió al godoicruceño establecer una alianza firme, de mutua conveniencia, con el reemplazante del Viti en Capital, Rody Suárez.

Y, por último, le dobló el brazo a quien había sido su Príncipe durante años, Julio Cobos. Jugando hasta las últimas consecuencia su plan de armar un frente electoral amplio en Mendoza que incluyera al macrismo, Cornejo se impuso acompañado por el presidente partidario Ernesto Sanz.

En ese mismo instante, Cornejo dejó de ser el Maquiavelo de Cobos y pasó a convertirse en uno de los jefes partidarios indiscutidos, inclusive a nivel nacional.

Es parte de lo que se juega el 21 de junio: recuperar el brillo en todo el país, dentro de un radicalismo que no logra rehacerse globalmente, similar al que tuvo Cobos cuando fue gobernador; brillo que terminó opacado entre las garras de Kirchner.

Por la remontada heroica
Más peliaguda la tiene el maipucino Bermejo.

Son varias las cuestas a remontar: una, la primera, es que necesita frenar una ola sucesiva de derrotas peronistas en las urnas. La del domingo pasado, que lo dejó a menos de cinco puntos en la suma, fue un indicio de recuperación.

Deberá, a su vez, suavizar la relación con la Presidencia, evitar la fuga de los votos juveniles de La Cámpora y, sobre todo, deberá rogar que algunos de sus caciques departamentales como Ciurca en Las Heras o Lobos/Abraham en Guaymallén, que son un factor clave, encuentren la fórmula de la redención electoral.

A la hora señalada
Como western, como película electoral, el proceso que conduce hasta el 21 de junio es seductor.

Las tres fuerzas que competirán por la gobernación festejaron el domingo y quedaron conformes.

La izquierda, porque confirmó su presencia como tercero en discordia, como árbitro.

El peronismo, porque redujo sensiblemente la distancia de 20 puntos que Cobos le había sacado en las legislativas de 2013 y se siente en carrera, apoyado, como telón de fondo, por un candidato presidencial como Daniel Scioli cada vez más sólido.

Y el radicalismo porque las primarias de hace siete días ratificaron su paso victorioso de los últimos tiempos en la provincia.

Es un aliciente. Aunque también un alerta. En 2007 se vestía de ganador y un patito feo como Celso Jaque le terminó birlando el trofeo.

Y la altivez de Cornejo, que ya le demarca el territorio a Pérez como si fuera el gobernador electo, remite a aquel recordado duelo entre Raúl Baglini y José Bordón, el más brillante, quizá, de estas tres décadas de democracia en Mendoza.

Baglini era una aplanadora intelectual y política; Bordón, un lobo que se vistió con piel de cordero para sensibilizar al público.

El arrogante y el humilde. Face to face.

Se sabe el resultado.

Alguien retrucará que Bermejo no es Bordón.

Pero Cornejo tampoco es Baglini. Ni tiene una figura tutelar como Alfonsín cuidándole las espaldas.

Una apasionante hora señalada.

http://www.diariouno.com.ar/afondo/Adolfo-y-Alfredo-21-de-junio…-a-la-hora-sealada-20150426-0031.html

 

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top