El día que Paco volvió a ser mentado por Cristina

El día que Paco volvió a ser mentado por Cristina

may 17, 15 • In Columnas, Política, Tapa

Deshielo. El PJ mendocino necesita del apoyo electoral y de la plata de la Presidenta, pero sin entregarse atado de pies y manos

Cristina Fernández con el gobernador Pérez y la diputada Fernández Sagasti. (Ilustra Diego Juri para UNO).

Cristina Fernández con el gobernador Pérez y la diputada Fernández Sagasti (Ilustra Diego Juri para UNO).

Por Andrés Gabrielli
Diario UNO

Como en la Grecia clásica, los políticos argentinos de “tierra adentro” necesitan consultar al Oráculo para saber qué está pasando, cómo es su fortuna.

Poco dueños de su destino (por falta de fondos, entre otras cuestiones), esperan como el agua la palabra traducida de la divinidad.

La Sibila -la dueña de la voz profética- es la Presidenta.

Y cuando Cristina menciona a alguno de ellos, con nombre y apellido, entran en éxtasis.

Se sienten bañados por una luz intensa.

Este martes, la Sibila, muy locuaz en los últimos tiempos, volvió a hablar desde su estrado preferido, la cadena nacional.

En la repetida ceremonia del Programa Federal de Desendeudamiento para las Provincias, dijo: “Por primera vez, después de 30 años, nuestro viejo y renovado Tren Belgrano Cargas, gracias a una inversión de 1.200 millones de dólares, que hemos hecho, trajo productos desde el interior del país. Creo que vinieron desde Mendoza, de tu provincia, Paco Pérez”.

Tras un largo y tenso purgatorio, la Presidenta se avenía a nombrar nuevamente al gobernador.

Y le decía “Paco”.

Resultado de un afecto residual.

El deshielo o volver a existir
¿Esa alusión a Pérez en el Salón de las Mujeres Argentinas significa que se restañaron las heridas? ¿Que se recupera cierta normalidad en la relación Nación-Provincia? ¿Que comenzó, despacito, el deshielo?

“No podemos decirlo a ciencia cierta. Pero que Cristina lo haya nombrado a Paco en el acto es toda una señal. Es el único gobernador que mencionó. Y ella nunca hace las cosas por azar, todo guarda un sentido”, interpretan, también cual sacerdotes antiguos, los colaboradores del mandatario mendocino.

En realidad, también fueron aludidos con nombre propio otros gobernadores como el misionero Maurice Closs o el formoseño Gildo Insfrán. Son detalles, simplemente, que el entusiasmo enmascara.

Lo que importa es que Pérez volvió a existir dentro del planeta K, luego de la andanada de críticas que le dispararon diversos ministros como Randazzo o Kicillof durante las primarias abiertas, para avalar a los candidatos de La Cámpora, encabezados por Guillermo Carmona, que a la postre resultarían nítidamente derrotados.

Con Daniel a morir
Mendoza no puede subsistir financieramente sin ayuda de la Nación.

Por lo tanto, es una buena noticia que la Presidenta le haya abierto, otra vez, la mano. Sobre todo teniendo en cuenta que la elección provincial está a la vuelta de la esquina.

En el Ejecutivo local siguen esperanzados con alguna aparición de Cristina Fernández antes del 21 de junio. Nadie se los ha asegurado.

Pero podrían tener un premio consuelo. A la Presidenta no le hace falta moverse de su casa para sostener electoralmente a algún “pollo” suyo. Basta con la cadena nacional. Lo hizo el jueves, para impulsar la campaña del senador Miguel Pichetto rumbo a la gobernación de Río Negro.

Fue la 17ª cadena en lo que va del año.

Bien podría dedicarle la número 18 o 19 a Paco Pérez y a su candidato Adolfo Bermejo.

Sin embargo, más decisiva que la presencia de Cristina es la de Daniel Scioli, una carta ganadora.

Pues bien, el gobernador bonaerense visitará Mendoza esta semana para una reunión con empresarios.

El PJ local se seguirá vistiendo de naranja. No jugará una sola carta a favor de Florencio Randazzo, pese a las declaraciones de circunstancia.

“Estamos a morir con Daniel”, se sinceran fuera de la tribuna.

Esta simpatía está avalada, además, por los números. Pablo Bicego, el subsecretario de Comunicación Pública de Mendoza, difundió en su cuenta de Twitter una encuesta nacional del consultor Gustavo Córdoba, que trabaja junto a un conocido de la casa, Mario Riorda.

Ante la pregunta “¿A quién votaría para presidente en las PASO?”, un 51,7% se inclina por Scioli contra un 38,1% de Randazzo (como curiosidad adicional, el mendocino Nicolás del Caño pierde por 22,7% a 54,5% contra Jorge Altamira en la interna del Frente de Izquierda).

Decisión cerrada. Lo que seguramente no agradará totalmente a la Sibila, quien pretende, hoy por hoy, no pasarle la antorcha tan tempranamente al enigmático Scioli.

Paco vs. La Cámpora
El enfrentamiento con La Cámpora no cesará, pese al deshielo.

Pérez ya ratificó que quiere ser primer candidato a diputado nacional, lo mismo que el lasherino Rubén Miranda para senador, casillero donde también se anota un valioso cuadro como Jorge Tanús, hoy jefe de los equipos técnicos de Bermejo.

La Cámpora y el cristinismo puro insistirán con Carmona, con Gustavo Maure, con Anabel Fernández Sagasti, encargada, hoy, de encabezar la campaña de demolición del juez de la Corte Carlos Fayt.

¿Se impondrá, como antaño, el dedo de Cristina? ¿O el peronismo mendocino volverá a sacar pecho?

“No vamos a regalarles esos puestos a los de La Cámpora, que en las últimas internas sacaron la mitad de los votos que nosotros. Definamos esto en las PASO”, desafían en el PJ.

Tienen el aval las urnas.

El problema es que allá arriba, en el insondable Olimpo, la Sibila solo acostumbra a escucharse a sí misma.

Final abierto. Veremos.

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top