Ánimo, sufrido votante… ya falta un poco menos

Ánimo, sufrido votante… ya falta un poco menos

ago 2, 15 • In Columnas, Política, Tapa

En oleadas. Los presidenciables van pasando vertiginosamente ahora por Mendoza. El PJ se parapeta tras Scioli; la UCR, tras Cleto

Los presidenciables del PJ y Cambiemos, con los candidatos locales. (Ilustra Diego Juri para UNO)

Frente a frente: por el peronismo, Miranda y Scioli; por Cambiemos, Macri, Fidel y Cobos (Ilustra Diego Juri para UNO),

Por Andrés Gabrielli
Diario UNO

El fatigoso calendario electoral avanza, a marcha forzada ahora, hacia su penúltima etapa del domingo próximo para la primarias abiertas nacionales.

Penúltima que, quién sabe, tal vez sea antepenúltima, en caso de que haya balotaje para elegir presidente. Y para los godoicruceños, albricias, ya hay dos elecciones más aseguradas para cerrar el año.

Armarse de paciencia, nomás.

La loca política criolla nos tiene votando desde febrero, con las PASO de Capital y San Carlos. Y aunque uno no esté registrado en el padrón electoral de esos departamentos, igual debe fumarse la interminable tanda propagandística en los medios electrónicos, que es obligatoria.

Tanda o colectora de avisos partidarios, en estos días, que, por su abrumadora metralla, por su consignismo de cáscara hueca, se acerca más al ruido que a otra cosa con mayor y mejor sentido.

Su tromba mediática comunica menos que el silencio.

Igual la pegatina descontrolada, sin criterio aparente, en paredes, postes y otros espacios públicos. Antes que fomentar la simpatía del caminante, espantan. Ensucian.

¿Se darán cuenta?

O no se dan cuenta. O no les importa.

¿Y si no cobran?
Entre tanto jaleo electoralista, quizás al votante menos avisado se le esté escapando lo más importante: qué se elige el domingo venidero.

Ante el galopante aluvión de presidenciables que viene pasando, a las apuradas, por la provincia en estas horas, puede que Doña Rosa crea que está decidiendo el nuevo presidente de la Nación cuando, en realidad, todavía está lejos de ello.

Son primarias. Solo se pondrá en limpio la lista de candidatos.

Ni qué hablar del voto por los anotados al Parlasur. Es como un espacio escrito en chino dentro de la boleta. Ni ellos mismos, los interesados, saben bien para qué están allí.

Es loable el esfuerzo de algunos para justificar esa beca futura en un ente, por ahora, flaco de tareas. El radical Gabriel Fidel es uno de los que lo ha hecho más dignamente en Mendoza. Aunque sus expresiones de deseos no se vislumbran emparejadas con la realidad.

Resulta pertinente, en ese sentido, el proyecto de ley del diputado demócrata Roberto Pradines proponiendo que “se suspenda el cobro de dietas de los que resultaren electos parlamentarios del Mercosur”. Por lo menos, según dice, “hasta tanto se implemente definitivamente el Parlamento del Mercado Común del Sur, que será en el 2020”.

Un rapto de sensatez. Demasiado como para que le den bolilla sus pares en el Congreso de la Nación.

Scioli, as de espadas
Los últimos movimientos de campaña terminaron de confirmar lo que se presentía en materia de estrategias electorales.

El peronismo, visto desde Mendoza, ha concentrado todos sus esfuerzos y el grueso de su mensaje detrás de la candidatura presidencial de Daniel Scioli (pasa algo similar en el Frente Renovador con la dupla Sergio Massa/José de la Sota).

El bonaerense es el macho de espadas en este juego y los que le siguen por debajo, locales como Rubén Miranda o foráneos, apenas califican como sota de copas. Ni siquiera exhiben a un protagonista central como el gobernador Francisco Pérez, que busca una banca en el Parlasur.

Scioli concentra en su figura la suficiente intención de voto en la provincia como para succionar al resto.

Pero crea alguna incomodidad conceptual en los candidatos locales del camporismo, que encabezan la lista de legisladores nacionales.

Por ejemplo, la diputada Anabel Fernández Sagasti, muy activa candidata a una senaduría, le comunicaba el viernes vía Twitter a la militancia: “Como peronistas debemos salir a la calle a contarles a los vecinos cómo les miente la derecha”.

El juicio, para ella y los suyos, es congruente. Va bien rumbeado.

Pero Scioli, precisamente, no es el Che Guevara.

Ni la delegación que pasó esta semana por la provincia en su representación, con figuras como el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, el hermano Pepe Scioli o la esposa Karina Rabolini, encarna a los Barbudos de Sierra Maestra.

Contradicciones que el peronismo suele sortear milagrosamente.

Y tal vez allí radique su fuerza histórica.

Cobos y el equipo local
El mayor rival del Frente para la Victoria es, en Mendoza, la coalición Cambiemos liderada por la UCR.

En este espacio los términos se invierten. Los presidenciables Mauricio Macri, Ernesto Sanz y Lilita Carrió, que competirán entre ellos en la interna, están en un segundo plano respecto de los locales.

Julio Cleto Cobos, candidato a senador, es la cara dominante en la campaña. En los afiches lo acompañan Enrique Vaquié, Susana Balbo y Gabriel Fidel. También el electo gobernador Alfredo Cornejo tiene peso desde la retaguardia.

El mayor inconveniente de esta propuesta vigorosamente localista es que todos ellos figuran en el “segundo piso”, por debajo de los presidenciables, en la lista sábana.

Un condicionante tradicional, con el viejo sistema de la boleta larga, que puede ser determinante.

Pero, hoy, estos interrogantes carecen de hondo dramatismo. El domingo 9 solo trata de primarias.

La hora de la verdad será en octubre.

Y ahí te quiero ver.

http://www.diariouno.com.ar/afondo/Animo-sufrido-votante…-ya-falta-un-poco-menos-20150802-0031.html

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top