Buenas señales entre las nieblas de la transición

Buenas señales entre  las nieblas de la transición

ene 24, 16 • In Columnas, Política, Tapa

En recuadro. Sensata actitud de la Corte apelando a su par nacional. Zaldívar y Pescarmona, ejemplos para sembrar el siglo XXI

Dos empresarios mendocinos reconocidos: Zaldívar y Pescarmona. (Ilustra Diego Juri para UNO)

Dos empresarios mendocinos para el mundo: Roberto Zaldivar y  EnriquePescarmona (Ilustra Diego Juri para UNO).

Por Andrés Gabrielli
Diario UNO

La extrema intensidad de la transición política, de solo un mes, no deja ver claro entre la polvareda que levantan las discusiones.

El patrimonio de la tensión lo tienen, por el momento, las huestes del anterior gobierno, que no terminan de acomodarse a la derrota.

Cualquier excusa es válida para levantar la voz, calentar las redes sociales y, si es factible, salir a la calle.

Temas sobran para el activismo K en el llano: los DNU, el Afsca y Sabbatella, la cotización del dólar, Víctor Hugo, 678, Milagro Sala, la limpieza de ñoquis o el despacho poco activo de Máximo en el Congreso. Etcétera.

La mayoría de esos asuntos corresponden a la órbita nacional o capitalina, pero terminan repercutiendo inevitablemente en Mendoza.

Aun así, entre “el sordo ruido”, la provincia ha encontrado vetas que permiten ilusionarse con una evolución más sensata del panorama institucional y productivo. Ejemplos a seguir, aunque algunos sean de excepción.

La Corte da un respiro
Hubo un gesto sustancial esta semana, que contribuyó a desactivar un serio conflicto de poderes suscitado en el inicio mismo de la gestión del gobernador Alfredo Cornejo.

Tal como se esperaba, la Suprema Corte accedió a que la Corte nacional revise su polémico fallo del 23 de diciembre en favor de un hábeas corpus que, según teme el Gobierno, podría dejar en libertad a más de 800 detenidos.

Al hacer lugar al pedido expreso del procurador Rodolfo González, los supremos encontraron la excusa perfecta -y esperable por la mayoría- para poner paños fríos en un tema espinoso que problematiza a los dos poderes. Ambos, el Judicial y el Ejecutivo, son responsables de las moras y de las inequidades que padece la población carcelaria.

El paréntesis que se abre ahora debe ser aprovechado por las partes para encontrar un justo medio entre la postura garantista o abolicionista del fallo y la necesidad del Gobierno de transmitir una sensación de seguridad a la población.

Más aun teniendo en cuenta que, desde la cercana asunción de Cornejo, los crímenes en la provincia ya superan, con holgura, la docena.

Dos ejemplos notables
En una provincia deficitaria como Mendoza, que se encuentra encerrada en su propio laberinto productivo y todavía no logra fijar las claves para un futuro más expansivo, esta semana brillaron dos ejemplos casi únicos de firme proyección internacional.

Uno es el del oftalmólogo Roberto Zaldivar, cuyo emprendimiento local fue seleccionado por el célebre Instituto Tecnológico de Massachusetts (cuna de 76 premios Nobel) para que sus estudiantes realicen pasantías laborales y de perfeccionamiento.

Como señaló el periodista Darío Gallardo, “a partir de esta experiencia, un equipo de estudiantes avanzados del MIT, provenientes de carreras como Gestión Empresaria, Ingeniería y Ciencia, trabajará durante seis meses en Mendoza para Zaldivar, colaborando para resolver y aportar soluciones a problemas reales de la empresa”.

El otro es Enrique Pescarmona, uno de los pocos empresarios argentinos con peso propio como Carlos Bulgheroni (Bridas), Martín Eurnekián (Corporación América) o Eduardo Elsztain (IRSA) para flanquear al presidente Mauricio Macri en el Foro Económico de Davos.

Si bien Pescarmona viene atravesando una conflictiva etapa con su empresa IMPSA, es un asiduo concurrente de Davos, de donde “nunca nos debiéramos haber ido”, como señaló desde Suiza a Radio Nihuil.

Un “grande mundial que ha sufrido mucho con el anterior gobierno”, tal cual lo define un colega local.

Tanto Zaldivar como Pescarmona no son flores de un día ni llegaron hasta ahí por un golpe de suerte, sino que consolidan un largo desarrollo generacional.

Zaldivar sigue los pasos de su padre Roger -especializado en la Universidad de Yale- y hoy continúa el legado en su hijo Roger Jr., a quien la revista Forbes consideró entre “los 35 sub 35 más exitosos y prometedores de la Argentina”.

Pescarmona, en tanto, multiplica la impronta de su abuelo italiano, el inmigrante Enrique Epaminondas, y de su padre Luis Menotti.

Otros rumbos promisorios
Zaldivar y Pescarmona son dos “fuera de serie”, como los evalúa Gallardo, “líderes del pensamiento estratégico de una Mendoza con alto valor agregado y sustentada en el desarrollo tecnológico”.

Pero con dos no alcanza. Mendoza necesita más dilatación de sus recursos.

Hay, afortunadamente, otros atisbos de una proyección fecunda donde inspirarse.

El mismo Gallardo destaca algunos nombres, además, claro, de los líderes vitivinícolas que ya ofrecen sus productos por el orbe.

Uno es Luis Robbio, que exporta inteligencia y conocimientos técnicos con Belatrix.

También Carlos Tassaroli, cuya empresa metalmecánica nutre a varias de las mineras y petroleras más grandes del mundo.

O Daniel Caselles, cuya firma AuthenWare Corporation fue seleccionada por la revista internacional Fast 50 como una de las 10 empresas del futuro de Internet del Silicon Valley.

Son señales en el horizonte. Marcas que indican, para Mendoza, un rumbo hacia el núcleo del siglo XXI.

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top