Manuel Soriano: “¿Qué se sabe de Patricia Lukastic?”

Manuel Soriano: “¿Qué se sabe de Patricia Lukastic?”

feb 4, 16 • In Misceláneas

lukastic

Manuel Soriano: Se recibió de abogado en la UBA. Desde 2005 reside en Montevideo. Publicó el libro de cuentos La caricia como método de tortura (2007), la novela Rugby (Alfaguara, 2010), el libro infantil Las aventuras de Jirafa y Perrito (Premio Fondo Concursable del Ministerio de Cultura, 2011), el volumen de relatos Variaciones de Koch (Alfaguara, 2011, Premio Nacional Narradores de la Banda Oriental) y la novela Fundido a blanco (2013). Es director de la editorial infantil Topito Ediciones.

¿Qué se sabe de Patricia Lukastic?
La animosidad de la prensa era algo que había heredado de sus antecesores, y sobre todo de Elián. No siempre había sido así. Tres años atrás los Lukastic eran los niños mimados de la prensa argentina: Luka era la gran promesa, un diamante en bruto; Elián era un luchador infatigable, un quijote que había dejado todo para llevar su hija desde La Pampa a la gloria del tenis mundial. A fines de 1992 habían hecho una extensa nota para la revista El gráfico; “La princesita del tenis” decía el titular sobre una foto a doble página en la que se puede ver a Luka -con un vestido violeta de fiesta, zapatos negros de taco y una tiara abrillantada en la cabeza- sosteniendo una raqueta con las dos manos como si estuviera por recibir un saque. Le habían prometido a Elián que iba a ser la nota de tapa, o que al menos iba a aparecer en un recuadro de la tapa, pero esa semana Boca salió campeón después de once años de sequía y se quedó con todo el espacio de la portada. Mientras siguieron los resultados positivos la relación con la prensa fue excelente y luego vino la lesión lumbar, la recuperación y una serie interminable de malos resultados y recaídas. En ese momento, unos meses antes de que Luka cumpliera los veinte años, se produjo el quiebre. Luka era una promesa que no terminaba de concretarse y eso es algo que la gente no le puede perdonar a un deportista. La prensa le apuntó al padre: se dijo que era incompetente, un maniático del control, que Luka necesitaba un entrenador profesional. Cuando un periodista empezó a hacer preguntas sobre la madre de Luka, Elián le declaró la guerra a los medios argentinos y limitó el contacto a las conferencias de prensa obligatorias durante los torneos.

Cuando Richie empezó a acompañar a Luka y su padre, algunos periodistas dijeron que iba a ser otra marioneta bien predispuesta a recibir instrucciones. Ni siquiera se tomaron el trabajo de estudiar su currículo: había trabajado cinco años en la clínica de Nick Bollettieri, y había asistido a jugadoras como Meredith McGrath, Ann Grossman y Mary Joe Fernández. No era nada personal. Despreciarlo a él era una forma de despreciar a Elián. Richie lo sabía y confiaba en sus habilidades sociales para recuperar la buena relación con la prensa y los patrocinadores. De hecho, las cosas ya habían mejorado bastante desde la ausencia de Elián.

Aquí podrás escuchar la entrevista completa a Manuel Soriano, en La Conversación por radio Nihuil:

Primera parte:

Segunda parte:

Tercera parte:

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>