Tres clases de peronismo que dirimirán las PASO

Tres clases de peronismo que dirimirán las PASO

jul 2, 17 • In Columnas, Política, Tapa

Un enigma argentino. Cada vez cuesta más definir el movimiento fundado por Perón y Evita. Agosto ayudará a pasar la zaranda

Los tres rivales peronistas: Jorge Tanús, Juani Jofré y Omar Félix. (Ilustra Diego Juri para UNO)

Tres peronismos: Jorge Tanús (Construyendo Mendoza), Juani Jofré (Unidad Ciudadana) y Omar Félix (Nueva Conducción) (Ilustra Diego Juri para UNO).

Por Andrés Gabrielli
Diario UNO

Más corren el tiempo y los calendarios electorales, y más dificultoso se hace definir con claridad qué tipo de entidad política es el peronismo.

Porque ya nada es lo que era. Como cuando bastaban el bombo, el escudo y la marchita para delimitar un campo cierto de pertenencia.

Hoy el movimiento asentado sobre los mitos del General y de Evita Capitana ya no solo es un enigma para extranjeros. En la propia Argentina cuenta encasillarlo con justeza.

Pululan los intentos conceptuales. Sobre todo en tiempos electorales, siempre intensos y rabiosos aquí. Siempre como un duelo “a muerte”, sin el consuelo caballeresco de la primera sangre, de la piedad honorable.

Pocos dejan algo. Como el pensador Tomás Abraham para quien, hoy, “el peronismo es un salvoconducto”.

Un salvoconducto para llegar al poder. Un carro al que se sube cualquiera.

Similar visión expresa, desde la entraña misma de la congregación, Julio Bárbaro, para quien, después de Menem y los Kirchner, “el peronismo es un recuerdo que da votos”.

Y así siguiendo.

La dispersión y la desorientación interpretativas muestran su fachada en las próximas primarias abiertas de agosto con, por lo menos, tres clases de peronismo en competencia. Y en dos escenarios muy distanciados.

Porque no son lo mismo los tres peronismos anotados en Buenos Aires, que los tres que competirán en el ámbito provincial.

En Buenos Aires, distrito que, por su gravitación, contagia al resto del país, la competencia es feroz, desalmada, sin respetar las mínimas reglas del juego limpio.

En las provincias -en Mendoza al menos- las diferencias se dirimirán dentro de reglas de juego republicanas. Con mayor respeto por el espíritu democrático.

Peronismo a la bonaerense
En la provincia que gobierna María Eugenia Vidal los tres peronismos, al contrario de Mendoza, no pasarán la zaranda entre ellos en las PASO.

Cada cual, pese a su común raíz kirchnerista, va por separado, sin exponerse a una interna. Por lo tanto, se verán las caras en agosto, en un primer round, y luego en octubre.

El tono bélico lo marca la fuerza liderada por la expresidenta Cristina Fernández, quien ni siquiera se aferró a la tradicional marca partidaria.

La semana política, desde esa impronta, fue incendiaria: elogios a Boudou como un prócer (Fernanda Vallejos), negación de la corrupción, piqueteros encapuchados, escraches al Presidente, vocinglería estruendosa por el suicidio de un jubilado en Mar del Plata, etcétera.

Frente a ese núcleo tendrán que hacer esfuerzos denodados de creatividad los otros dos competidores, Sergio Massa y Florencio Randazzo.

Dos candidatos que no acostumbran, por estilo, por historia y por target, a levantar en demasía la voz.

Peronismo a la mendocina
En nuestra provincia la situación es sustancialmente diferente. Ninguna de los tres fuerzas en pugna ha sacado los pies del plato justicialista. Y van a limpiar la cancha a través de las primarias del 13 de agosto.

Los tres nombres principales, Félix, Tanús y Jofré, no vienen de un tronco común. Y saben que, por respeto a la idiosincrasia local, no valen el juego sucio ni la arenga violenta.

Se estima que habrá una buena competencia. Estimulante. Con una vibración que el PJ nativo no tenía desde 2003, cuando el maipucino Jorge Pardal y el lasherino Guillermo Amstutz disputaron la candidatura a gobernador.

Félix, el peronismo de pie
El sanrafaelino Omar Félix liderará la corriente que sustentan los intendentes actuales del PJ. Aquellos que salvaron la ropa luego de las sucesivas derrotas electorales.

Desde esa firmeza y desde esa legitimidad, Félix apunta a presentar una cara renovadora del partido.

Si bien él es un fogueado dirigente (ha sido intendente, diputado nacional, director de YPF, etc.), debajo de su paraguas, según se ufana, ha colocado a numerosos jóvenes que apuntan a ser la fuerza del mañana.

Tanús, el peronismo alternativo
El sanmartiniano Jorge Tanús es la disidencia (“Estilo Pilo Bordón”, la llama) dentro de la ortodoxia: su segunda es la histórica Patricia Fadel.

Lo tildan sus competidores de ser “el peronismo de Carlos Ciurca”.

Se defiende con vehemencia: “Es mezquino decir eso. Ciurca participará, como un compañero más, junto a Miranda en Las Heras. Nosotros nos hemos hecho fuertes, con criterio federal, en los 13 departamentos donde no gobernamos y en los otros apelaremos a los independientes”.

Lo ayudan otros históricos como Parisi en Luján o Celso Jaque en el Sur.

Jofré, el peronismo cristinista
El sancarlino Juani Jofré expresa el kirchnerismo, que se presenta como la fuerza más juvenil e innovadora.

Una contradicción dura los atenaza: ¿cómo jactarse de novísimos y distintos bajo el lema Somos Cristina?

“Es que para nosotros ella es el futuro”, explica Jofré.

Exponen un fuerte discurso ideológico, pero la base de todo es: “Amamos a Cristina”.

Con las cartas sobre la mesa, vale recordar a Juan José Sebreli, cuando, interpretando el 17 de octubre del 45, expresaba que “es lamentable, pero inevitable: siempre el paraíso de unos es el infierno de los demás”.

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top