Mauricio vs. Cristina, el duelo que lo tiñe todo

Mauricio vs. Cristina, el duelo que lo tiñe todo

sep 3, 17 • In Columnas, Política, Tapa

Complejidades. El Gobierno la tiene más clara: defender la gestión. El PJ debe poner un filtro local al énfasis de la expresidenta

(Ilustra Diego Juri para UNO)

A escena: los candidatos Claudia Najul y Omar Félix asisten al duelo Cristina-Mauricio (Ilustra Diego Juri para UNO).

Por Andrés Gabrielli
Diario UNO

El panorama político, en la siempre complicada Argentina, se ha vuelto más claro en algunos aspectos y más oscuro en otros luego de las primarias de agosto.

Todo depende del cristal con que se mire.

Es muy distinto estar ubicado en el oficialismo que en la oposición. O moverse en el interior del país, fuera del saturado ambiente bonaerense. Tan saturado que se pone tóxico. Asfixiante.

Como telón de fondo general, sobre el que se dibuja el resto de las acciones, está el duelo central, personalísimo, entre el presidente Mauricio Macri y la expresidenta Cristina Fernández.

“Ambos se necesitan imperiosamente. Son su mutuo combustible. La razón de ser de cada uno”, explicaba por estas horas un destacado miembro del staff mendocino del peronismo. “¿Qué sería de cualquiera de ellos si el otro desapareciera de escena? Se quedarían sin su sombra. Sin su contraste que lo explica”.

El hombre denotaba preocupación en su análisis. Consciente al extremo de la responsabilidad institucional que tiene hoy el PJ de recomponerse, de recuperar masa crítica y credibilidad para fortalecer el andamiaje democrático de la Nación.

“El gran problema -añadía- es que, mientras Cristina exista, no dejará crecer otra cosa a su alrededor o debajo de ella. Nos va a llevar tiempo generar un cuerpo nuevo”.

En este sentido, el factor Cristina es un asunto más complejo para el justicialismo que para el Cambiemos en ejercicio del gobierno, que solo debe limitarse a subirla al ring y boxear con ella.

Un ajedrez desparejo.

El intríngulis mendocino
La situación en Mendoza es más distendida que en Buenos Aires e, incluso, que en otros ambientes provincianos.

Las normas del fair play electoral se vienen respetando con bastante rigurosidad.

No obstante lo cual surgió alguna sorpresa que embrolló la situación, obligando a los técnicos de los cuarteles partidarios a efectuar un análisis más fino y creativo.

La aparición cual cometa, por ejemplo, de José Ramón, es una cuña en la predeterminada polarización entre radicales y peronistas.

Más preocupada aún debería estar la izquierda de Noelia Barbeito, porque el Partido Intransigente muestra ínfulas de pelear por el tercer puesto en octubre.

Fuera de esto, el oficialismo, con la ministra Claudia Najul al tope de lista, tiene un trayecto despejado en lo conceptual. Asentarse en los logros del gobierno comarcal de Cornejo y del nacional de Macri no ofrece mayores dudas. Es una opción cerrada, que se fortalece con los datos de la economía en expansión.

El peronismo, por el contrario, ahora bajo del liderazgo del sureño Omar Félix, su cabeza de boleta, debe poner en foco dos o tres retablos que distorsionan.

Con Cristina, pero sin fanatismo
El primer elemento que debe ordenar el PJ local es el factor Cristina. Teniendo en cuenta, sobre todo, que el sector mayoritario comparte las listas con miembros del camporismo que se ganaron su lugar en las recientes PASO.

“Nosotros vamos a rescatar las cosas buenas que hizo el gobierno anterior, aquello que nosotros llamamos el modelo. Pero sin fanatismos personalistas”, explican en el entorno de Félix. “En cuanto a los muchachos del kirchnerismo, si quieren basar toda su propuesta en torno a Cristina, pues bien, que lo hagan. Se lo han ganado. Están en su derecho”.

Asunto resuelto. Prima la unidad.

A partir de ahí, la campaña apuntará a desnudar los defectos del oficialismo, haciendo hincapié en los perjuicios que ocasiona la política nacional a la Provincia y que Cornejo, según ellos, no soluciona ni sale a poner el pecho.

Inseguridad, endeudamiento, precariedad social, serán otros ítems utilizados para asaetear a la administración local.

Caso Maldonado: prudencia
Hoy por hoy, el kirchnerismo a nivel nacional, pero, sobre todo, a nivel bonaerense, ha tomado el caso de Santiago Maldonado como bandera principal justo en el relanzamiento de la campaña de Cristina Fernández.

La expresidenta concurre a actos y a misas donde se reclama por el joven artesano desaparecido.

El PJ local, fiel al tono de campaña utilizado hasta acá, no subirá los decibeles. No va a hacer alharaca sobre el particular.

Pero tampoco mirará para otro lado. A fin de cuentas, le servirá para redondear su reclamo en pos de una mayor eficiencia en el manejo de las fuerzas de seguridad, algo en lo que el gobierno nacional dio muestras sobradas de impericia ante el desempeño de Gendarmería.

Félix, en materia de tramas oscuras, cuenta con sobrada experiencia. En 1997 era integrante del Concejo Deliberante de San Rafael, bajo la intendencia de Chicho Russo, cuando se produjo la muerte de Sebastián Bordón.

El propio Félix aportó información útil para desentrañar la mala praxis policial en el crimen del estudiante.

Otros casos, como el de Garrido-Baigorria, el de Cristian Guardati o el de Neme-Ross, hacen que los asuntos de este tipo sean tratados con suma cautela y respeto en nuestra provincia.

No incitan a la fácil tentación de convertirlos en muletilla de la arenga electoral.

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top