¿De qué se trata eso de ser peronista hoy en día?

¿De qué se trata eso de ser peronista hoy en día?

oct 8, 17 • In Columnas, Política, Tapa

El desafío. Después de votar, el PJ deberá darse un nuevo rostro para el resurgimiento. Desde el llano, sin liderazgos carismáticos

El presidente y vice del PJ. Roberto Righi (vice) y Omar Félix. (Ilustra Diego Juri para UNO)

El rompecabezas para los conductores del PJ, Roberto Righi y Omar Félix (Ilustra Diego Juri para UNO).

Por Andrés Gabrielli
Diario UNO

Desde el fallecimiento de Juan Domingo Perón en 1974, el peronismo se ha sentido en libertad de acción para metamorfosearse a sus anchas.

Según las necesidades del momento. Y según la predominancia de tal o cual polea de arrastre.

Su capacidad camaleónica se multiplica al infinito.

Prueba del incesante vaivén fue que en 2003 presentó, bajo rótulos de fantasía, a tres candidatos presidenciales: Carlos Menem, Néstor Kirchner y Adolfo Rodríguez Saá.

Poco más de una década después, en las presentes elecciones, la hidra vuelve a tener tres cabezas: Cristina Fernández, Sergio Massa y Florencio Randazzo.

Pero algo ha cambiado terminantemente esta vez: los tres postulantes a comandar la tropa, por tratarse de unos comicios legislativos, lo hacen solo en el ámbito bonaerense, no en el nacional. Y es complicado que alguno pueda llevarse un triunfo incontestable este 22 de octubre.

Flota, por ende, el justicialismo sobre un mar de dudas. Que, en los ámbitos provinciales, tienden a multiplicarse incómodamente.

Dónde está el PJ mendocino
Para que se vea con claridad la situación local, hay que delimitar, primero, el panorama general.

Existen, ahora, por lo menos cuatro clases de peronismo, a saber:

1) El más influyente y mediatizado está en el ámbito bonaerense (provincia y Capital). Perdió el poder de manera traumática y, aun así, se mantiene bajo la fuerte influencia de Cristina Fernández.

2) El provincial, donde los gobernadores propios disponen de un apreciable margen de maniobra en su territorio.

3) El provincial, donde viene de ser desalojado de la gobernación, como es el caso de Mendoza, pero guarda algunas importantes intendencias.

4) El provincial, donde desde hace tiempo no controla el Ejecutivo, como es el caso de la pujante provincia de Santa Fe.

Sobre este complejo paisaje, el PJ deberá decidir cuál de todos los innumerables rostros posibles se ajusta mejor para la tarea regenerativa.

Volver. Pero ¿por dónde?
La historia le enseñó al peronismo que se puede retornar, incluso tras una dura travesía en el desierto.

Pero en los 70 resultaba más fácil, si se quiere, conceptualmente. El Luche y vuelve era un talismán, una ganzúa que abría cualquier puerta.

Hoy el camino es más laberíntico. Más institucional y menos mitológico. Más horizontal y menos verticalista.

Dicha situación aflora en nuestra provincia con rotundidad por hallarse, hoy, lejos de la influencia directa de Buenos Aires, donde todavía tienen vigencia y latencia mitomanías de ayer que, sin embargo, van perdiendo combustible.

Encima, se han topado aquí con un rival, como Alfredo Cornejo, que les juega con armas que les eran propias. Pega duro el gobernador y se coloca en primerísimo plano; maniobra el presupuesto y la habilitación de obras, se les mete en el corazón de sus búnkeres municipales.

Cuesta chillar contra este modus operandi, exigiendo más fair play político, por cuanto aceptaron sin chistar conductas similares durante toda la “década ganada”.

Recordarán muchos de ellos, por haber estado presentes, cuando Amado Boudou, un sonriente ministro de Economía y candidato a vicepresidente, desembarcó en octubre de 2011 justo frente a la Municipalidad de Godoy Cruz, en las barbas mismas de Cornejo, flanqueado por Paco Pérez y Carlos Ciurca. Terminó cantando en YPF Arde la ciudad junto a Manuel Quieto, líder a la Mancha de Rolando, en apoyo a la candidatura de Paco.

¿Entonces? Entonces hay que ir para otro lado. Cambiar de dial.

Alumbrar lo nuevo
La dificultad del momento multiplica, paradójicamente, las posibilidades de renovación del PJ local.

El sanrafaelino Omar Félix (cabeza de lista para estas elecciones) y el lavallino Roberto Righi, máximas autoridades provinciales, aun siendo dirigentes fogueados, se hallan permeables a los nuevos aires y han recibido con los brazos abiertos a jóvenes de otras corrientes. Como Juani Jofré quien, en este proceso, es la cara visible del cristinismo.

Los líderes departamentales, un atrayente imán en sus zonas de influencia, como los hermanos Bermejo, Giménez, Emir Félix, Aveiro y el propio Righi, se hallan comprometidos con la causa.

Mantienen un permanente estado deliberativo con activistas que apuntan a elevar y profundizar el desarrollo de formación de cuadros, como Guillermo Elizalde, que ayer motivó un debate cuyo título lo dice todo: “La educación para la liberación (Paulo Freire) vs. Plan maestro y educación neoliberal”.

¿Y hacia afuera, qué? Porque el camino no puede quedar encerrado en el ámbito parroquial, provinciano.

Las expectativas están puestas, luego del 22-O, en la liga de gobernadores, adonde confluirán otros referentes centrales como el senador Miguel Pichetto, Massa, Randazzo y hasta Cristina, por qué no.

Disponen, aquí al lado, de un amigo dilecto, el gobernador sanjuanino Sergio Uñac. “Es un tipo sencillo, afable y comprometido con la gestión, con quien nos reunimos a menudo”, señalan los mendocinos.

Es una puerta más que se abre.

Pero falta. De lo que se trata es de abrir mundos.

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top