La Justicia sigue siendo la prioridad de Cornejo

La Justicia sigue siendo la prioridad de Cornejo

dic 10, 17 • In Columnas, Política, Tapa

Días convulsionados. En Mendoza se juegan temas de fondo, sin tanto estrépito como las prisiones preventivas de Bonadio

El gobernador Cornejo.. (Ilustra Diego Juri para UNO)

Momento de reflexión: el gobernador Cornejo y los jueces Alejandro Pérez Hualde y Claudio Bonadio (Ilustra Diego Juri para UNO).

Por Andrés Gabrielli
Diario UNO

Nueva semana de estrépito político-judicial cuya onda expansiva tuvo un alcance muy diferenciado entre el ámbito nacional y el provinciano.

Dentro de la estructura central del país, subyuga un duelo “peronista” en vías de convertirse en un clásico propio de los westerns de antaño: el que vienen protagonizando el juez federal Claudio Bonadio y la expresidenta Cristina Fernández.

Bajo el tinglado mendocino hubo mucho menos dramatismo. Se trata de reyertas institucionales de fondo, fundamentales para la Provincia por tratarse del funcionamiento de la Justicia, pero que difícilmente apasionen a la opinión pública.

Aunque suene raro decirlo, el gobierno de Alfredo Cornejo se está jugando en esta instancia cuestiones de más largo alcance, en cuanto a refuncionalización del Estado, que las planteadas por el vendaval de prisiones preventivas desatado, cual un dios olímpico, por Bonadio.

Clamor generalizado de justicia
La megacausa “por traición a la patria” que impulsa Bonadio en torno al atentando de la AMIA y al pacto con Irán se inscribe como un acontecimiento de época.

Aunque haya llegado tarde el despertar de la Justicia argentina, hay un clamor mundial en esa dirección.

Este siglo, las principales democracias del planeta se ven sacudidas por el descontento de los ciudadanos.

Entre los factores de crisis, según el profesor italiano Emilio Gentile en El líder y la masa, figuran “sobre todo la corrupción de los políticos, el descrédito de los partidos, la convicción de que los gobernantes piensan en sus intereses y no en el bien público”.

La Argentina no es una excepción.

Con visión mendocina
Ríos de tinta y huracanes de palabras invaden los medios escritos y orales para opinar, en favor, en contra y no tanto, acerca de las detenciones dispuestas por Bonadio.

El mayor hervidero se encuentra, lógicamente, en Capital Federal.

Desde Mendoza el proceso se sigue con necesario distanciamiento, pero con interés, pues la cuestión judicial también está encendida aquí.

1) Un dilema de la República
Un referente de alto nivel del foro local considera, respecto de las acciones de Bonadio, que “todo depende del criterio que se tenga de la prisión preventiva. Si, por ejemplo, en lugar de tratarse de CFK fuera Juan Pueblo el implicado, sin mucho conocimiento de quién se trata, ¿quién discutiría la medida?”.

Y completa: “He aquí el gran dilema de la República: ¿se trata de la igualdad de los iguales?¿O de cuánta más plata, prestigio o influencia social se tenga, con independencia de la prueba, para que se le deba presumir inocente? ¿Y si es un Pérez Gil, por más prueba de su inocencia que haya, se lo debe presumir culpable?”.

2) “No es un boludo”
Otro importante exponente de la Justicia local (siempre en off, claro) señala: “Quienes han leído la resolución de Bonadio dicen que es muy sólida. El tema es por qué lo hizo ahora y no antes de que CFK jurara. Esos tiempos solo los conoce él. El fundamento de lo que entiende por situación de guerra es una explicación plausible. Creo que no es un boludo y no se arrojó a una pileta vacía”.

3) Debería estar presa hace rato
Tercer testimonio de un especialista, esta vez ligado al Gobierno mendocino: “Con esta, Cristina ya tiene cerca de 95 imputaciones. En un país normal, ya debería estar presa hace rato. Lo que no resulta entendible es la reacción del entorno respecto de discutir esa preventiva. Ese buenismo no se corresponde con los hechos como ya están probados”.

La preventiva en Mendoza
Si bien los espectaculares procedimientos dispuestos por Bonadio abrieron un encendido debate nacional respecto de los alcances de la prisión preventiva, conviene trasladar el foco, también, a la Provincia.

En nuestro medio, la herramienta funciona, pero con errores. Un caso reciente, el de la nena Catherina Cardozo, lo demuestra. “El homicida debió estar preso por reiterancia”, reconocen aún hoy en el Gobierno.

De todos modos, desde el Ministerio de Seguridad indican que la preventiva se aplica con los mismos cánones que en todo el mundo y “ha traído una baja en los delitos”.

Desde la Procuración añaden que “hemos sido muy estrictos con quienes emplean armas para delinquir, lo cual repercutió mucho en el número de ingresos al penal”.

La Corte, en veremos
Para el gobernador, mientras tanto, la peor noticia fue el encharcamiento de su proyecto para ampliar el número de miembros de la Corte.

Marcos Niven, el único demócrata superviviente en Diputados, el último mohicano, ofició de tapón final.

Ni siquiera el anuncio del supremo Alejandro Pérez Hualde -una de las espinas internas del Gobierno- de que había iniciado sus trámites jubilatorios ayudó a dulcificar los ánimos. La promesa es muy difusa.

La ira del gobernador hacia el PD puede derivar en un rompimiento definitivo de relaciones. Quizá ni siquiera tenga sentido. La fuerza gansa marcha cansinamente hacia la nada.

En el Gobierno, quienes trabajan por la reforma, se ofenden por las especulaciones político-partidarias.

El proyecto alusivo la Corte, dicen, esta frenado, pero no archivado. Seguirán insistiendo.

“Hicimos el cambio al sistema de justicia más emblemático de los últimos tiempos. Son modificaciones estructurales. Sin lo de la Corte, quedará incompleto”, se quejan desde la Subsecretaría de Justicia. “Esto es mucho más profundo que agregar dos miembros al tribunal”.

La película sigue abierta.

Y es importante.

Aunque no tenga la espectacularidad de Bonadio.

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top