Imaginando un 2018 destinado “al desarrollo”

Imaginando un 2018 destinado “al desarrollo”

dic 24, 17 • In Columnas, Política, Tapa

Caliente Navidad. Mendoza, sin la furia política capitalina, discute su deuda y mira, desde el Gobierno, el futuro con optimismo

El ministro de Hacienda Lisandro Nieri. (Ilustra Diego Juri para UNO)

El hombre de los números, Lisandro Nieri, ministro de Hacienda (Ilustra Diego Juri para UNO).

Por Andrés Gabrielli
Diario UNO

Fenómeno curioso, el nuestro. Venimos de atravesar horas de violencia política extrema y repulsiva con motivo del debate por la reforma previsional.

Ocurrió en Buenos Aires el acontecimiento, en las inmediaciones del Congreso. Pero cada uno de los argentinos medianamente atentos lo padeció como si hubiera sido en las inmediaciones de su barrio, en las puertas de su casa.

Son las peculiaridades de la sociedad mediatizada, que es donde se expresa a sus anchas la videopolítica y, desde hace poco, la política en red.

El imperio de las redes sociales devenidas, cada vez más, en redes cloacales en determinadas circunstancias. Por ahí discurre parte de lo peor de nosotros. Nuestras excrecencias.

Mendoza, alineada
Las provincias tuvieron un rol secundario, pero para nada intrascendente, en el hervidero del Congreso de la Nación.

Las principales normas en debate como las reformas tributaria y previsional, lo mismo que el Presupuesto, necesitaron de su aporte para salir a flote tal cual lo pretendía el gobierno nacional.

Para Mendoza, en contraposición a sus hermanas peronistas, las cosas estuvieron claras desde el principio y todo el tiempo.

Hay un firme alineamiento conceptual con el presidente Mauricio Macri en cuanto al manejo de los recursos y a la lectura de los grandes números de la economía.

No es para menos. Si no se hubiera llegado a un acuerdo en cuanto el ordenamiento del Fondo del Conurbano; o sea, si la Corte finalmente le hubiera dado la razón a Buenos Aires, Mendoza habría perdido 3.500 millones de pesos. Así de simple y de grave.

Y hasta tal punto hay consonancia, que la Provincia, en su ordenamiento de partidas, adopta la presunción del 15,7% de inflación para 2018 y un crecimiento del 3,5%, como lo plantea el Presupuesto nacional.

Son números importantes, columnas vertebrales, pues en torno a ellos se dirimen, por ejemplo, las negociaciones paritarias, si bien existe hoy una herramienta como la cláusula gatillo para corregir los eventuales errores de diagnóstico.

Los dos números, el de inflación y el de crecimiento, son buenos para el equipo económico-financiero del gobernador Alfredo Cornejo. Lo que más ruido hace, en estos momentos, es el atraso cambiario, porque afecta, entre otros aspectos, la política exportadora.

2018, el año del desarrollo
El elenco mendocino de gobierno siguió los acontecimientos de Buenos Aires con el corazón en la boca, como cualquier connacional.

Pero en el ámbito doméstico la secuencia ha sido mucho más serena, aun teniendo en cuenta los serios cuestionamientos efectuados por el peronismo y la izquierda en la Legislatura al endeudamiento que prevé el Presupuesto, con media sanción en Diputados.

El estado de ánimo lo resume con gran poder de síntesis el encargado de los números, Lisandro Nieri, titular de Hacienda.

Para el ministro, 2016 fue, absolutamente, “el año del ordenamiento”. Se hizo poco, porque había que adecentar el desbarajuste presupuestario que dejó el gobierno de Paco Pérez.

Este 2017, según Nieri, ha sido “el año de la transición”. Se cerró el periodo con un saldo operativo positivo y se empezó a invertir en forma incipiente.

El ejercicio próximo, 2018, será un “año de desarrollo”, más activo, con fuerte expansión de la inversión pública, que va a duplicar la de años anteriores.

El acento, en este punto, estará puesto en hospitales, proyectos viales, escuelas, comisarías, viviendas, redes de agua y saneamiento.

Las líneas maestras.

Discusión por la deuda
El mayor aspaviento de la oposición en la Legislatura fue por la deuda provincial.

“Cornejo ha endeudado Mendoza más que Jaque, Cobos y Pérez juntos”, dijo, por ejemplo, el diputado camporista Lucas Ilardo.

“El total por el que se va a endeudar Cornejo es de 8500 millones de pesos, un endeudamiento inédito e histórico”, señaló el diputado peronista Jorge Tanús.

Lautaro Jiménez, diputado del FIT, igualmente crítico, denunció que “el gobierno de Cornejo venía siendo beneficiado por el peronismo con estas votaciones”.

Y un largo etcétera similar.

El ministro Nieri prefiere no subirse al ring. Pero cuenta, también aquí, con una explicación sencilla para leer esos guarismos.

Advierte que estamos en una Provincia con números en rojo y necesitada de infraestructura social.

Por eso mismo señala que “el problema no es la deuda, sino el déficit, que es crónico desde hace años”.

Las claves, pues, para Nieri, son ir resolviendo la ecuación deficitaria y los 8.200 millones de pesos que se destinarán para la inversión pública.

Para esto último, se creará nueva deuda solo por 1.900 millones.

El resto está destinado a afrontar los vencimientos de la Provincia. “Es un cambio de composición, de administración de la deuda”, explica.

Un tema central pero, ante la opinión pública, de baja intensidad.

Mejor así.

En una de esas nos dejan celebrar las Navidades en relativa paz.

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top