Mendoza recupera un esplendor de antaño

Mendoza recupera un esplendor de antaño

mar 25, 18 • In Columnas, Política, Tapa

Proyección de futuro. La curiosidad: en el mejor momento de Cornejo, Julio Cobos se anota en la carrera para la gobernación

El presidente Macri, el gobernador Cornejo y Julio Cobos (Ilustra Diego Juri para UNO)

El presidente Macri, el gobernador Cornejo y el senador Cobos (Ilustra Diego Juri para UNO).

Por Andrés Gabrielli
Diario UNO

Tal cual se preveía y se adelantó en esta misma columna un domingo atrás, Mendoza coronó una semana de altísimo vuelo.

Histórica, como pocas veces en su historia reciente.

El arribo al país de la asamblea del Banco Interamericano de Desarrollo, luego de 22 años de ausencia, a través de la provincia, atrayendo a miles de visitantes calificados, fue un hecho de enorme impacto inmediato y de una similar proyección hacia el futuro.

Siempre y cuando, claro, se elaboren consecuentemente y sin intermitencias los frutos de esta siembra.

Continuidad en el tiempo, planificación, trabajo mancomunado e integrador. Clarividencia para consolidar políticas de Estado.

Eso es lo que hará falta de aquí en más.

Y no es lo que sobra, justamente, en la idiosincrasia nacional.

Un glamour recuperado
Desde la distante época de José Octavio Bordón, en los albores de esta prolongada primavera democrática, que Mendoza no alcanzaba tamaña nombradía como la que disfruta actualmente.

Es, por lejos, una de las provincias de moda en la Argentina.

Lo señaló Luis Moreno, presidente del BID: “Aquí va a llegar más gente como resultado de esta asamblea, y más gente va a poder disfrutar de esta maravillosa ciudad”.

El presidente Mauricio Macri, en una frase circunstancial, pero muy sugestiva, redondeó tal sensación al dirigirse a las delegaciones foráneas: “Ojalá hayan tenido tiempo de ver los paisajes de esta provincia y de haber probado el buen vino mendocino. Perdón, gobernador, el inigualable vino mendocino”.

Alfredo Cornejo no cabía dentro de sí al escuchar cada mimo. Flanqueado por el activo embajador en Chile, el exgobernador Bordón.

Entre Bordón y Cornejo, hoy trabajando juntos, se tensa y se completa un arco provincial de 30 años.

Con una advertencia: gracias al prestigio que terminó de consolidar el Pilo, Mendoza fue considerada una provincia rica. Con lo cual resultó castigada en la coparticipación y en las promociones industriales. Que no se repita.

¿Políticas de Estado?
Mendoza vive envuelta en sus paradojas. Hoy, por ejemplo, resulta atractiva para organizar un encuentro como el del BID y para atraer inversiones extranjeras, por su confiabilidad institucional.

Al mismo tiempo, cuesta afianzar políticas de mediano y largo plazo por cuanto, al no existir la reelección del gobernador, muchas administraciones deciden priorizar lo urgente y lo accesible, para darles paso a los planteles que habrán de reemplazarlas y que vienen pechando.

Es una inevitable realidad política, aunque se mire para otro lado.

La mejor prueba la dio, durante la semana, Julio Cobos que, primero por Radio Nihuil y luego en declaraciones televisivas, fue dejando entrever sus intenciones de anotarse para la carrera a la gobernación del año próximo.

Clavó su pica justo en la semana de mayor lucimiento nacional e internacional de Cornejo. Cuando la estrella del actual gobernador y presidente nacional de la UCR está en su apogeo, hasta tal punto de mencionárselo como uno de los eventuales compañeros de Macri para una próxima fórmula presidencial.

¿Por qué ahora?, es la gran pregunta. ¿Se trató de un grosero error de cálculo, carente de timing? ¿O de una movida finamente meditada?

“Ni lo uno ni lo otro”, explican los radicales que lo conocen al dedillo. “Cobos es Cobos. Probablemente alguien en el partido se lo haya pedido, para ponerle algún freno a Cornejo. Pero Julio siempre piensa en sí mismo. Y transgrede cualquier manual”.

En carrera electoral, ya
Está visto, en definitiva, que los años tranquilos, de transición, por carecer de competencia electoral, no existen ni aquí ni en el país.

Lo ideal sería, en este 2018, que los mandatarios y sus equipos, se dedicaran solo a gestionar. A sentar las bases de lo que en 2019 será su presentación ante el electorado.

No lo permite, sin embargo, la intensa dinámica nacional.

Macri blanqueó, en distintas apariciones mediáticas, su voluntad de aspirar a la reelección.

Lo cual aceleró los tiempos en la oposición, donde el principal anotado, por ahora, es el salteño Juan Manuel Urtubey.

Las consultoras, por otra parte, tienen la mesa servida para desatar su cóctel de encuestas que irá in crescendo, paulatinamente, hasta que terminen las próximas elecciones generales (María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta son hoy los astros de Cambiemos).

Cornejo ha querido zafar de esta trampa, pero los vientos de la coyuntura se lo llevan puesto.

La exposición de Macri lleva necesariamente a buscarle un posible vice y allí el gobernador de Mendoza figura de manera necesaria entre los postulantes. Aunque no haya hecho nada para instalarse en ese lugar ni estar demasiado convencido, aún, de jugar ese rol.

Cobos, encima, puso su granito de arena para que todos los colaboradores que orbitan en torno al gobernador, calificados para aspirar a la herencia, entren en ebullición.

No iremos a las urnas en 2018. Pero igual estamos ya en carrera electoral. Preparaos, ciudadanos, para ser atosigados.

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top