Grandes temas locales que suenan pequeños

Grandes temas locales que suenan pequeños

dic 16, 18 • In Columnas, Política, Tapa

A lo nuestro. La conmoción de casos como el de Darthés, minimizan asuntos como el banco provincial o Portezuelo del Viento

El ministro Martín Kerchner y el gobernador Alfredo Cornejo. (Ilustra Diego Juri para UNO)

Intendente Giménez, ministro Kerchner y gobernador Cornejo. UNO de domingo, último acto (Ilustra Diego Juri).

Por Andrés Gabrielli Diario UNO Escribió, alguna vez, el poeta y político mexicano Jaime Sabines: “Aquí no pasada nada; mejor dicho, pasan tantas cosas juntas al mismo tiempo que es mejor decir que no pasa nada”. Lo mismo se siente por estos pagos. Pasan tantas cosas juntas en el país, que cuesta instalar una agenda provincial, con algún calado significativo en la opinión pública. Es que los últimos grandes acontecimientos nacionales han barrido la superficie como un vendaval: el superclásico eterno para definir la Libertadores, las visitas presidenciales del G20, la ministra Patricia Bullrich con sus propuestas sobre el accionar de la policía y, esta semana, en un pico inaudito de interés colectivo, el caso Darthés y la eclosión del hashtag #MiraComoNosPonemos. Bajo estas tormentas, los asuntos locales quedaron en un irremediable segundo plano, pese a la importancia institucional que conllevan, como el adelantamiento del calendario electoral en algunos municipios justicialistas o, más aún, el proyecto, anunciado por el gobernador, para dotar nuevamente a la Provincia de un banco propio. El banco de todos, sin excepción La sola mención de que el Estado mendocino vuelva a disponer de un banco pone en aflictivo alerta a los memoriosos. Razones no les faltan. El final de los Bancos de Mendoza y de Previsión Social no solo fue tristísimo. Representó, asimismo, el mejor (o el peor) ejemplo de un fracaso colectivo, incluyendo, en el reparto de culpas y responsabilidades, a todos los partidos políticos con participación en el poder (incluido el partido militar) y también a la parte de la población que se aprovechó irresponsablemente del jolgorio administrativo. Por eso cuando hoy, para darle luz verde al plan, el influyente ministro de Economía, Infraestructura y Energía, Martín Kerchner, advierte que, en el corto plazo, la primera herramienta de la nueva institución debe asegurar, mediante un gerenciamiento privado y una constitución societaria mixta, un blindaje estricto al sistema “para que no la vuelva a quebrar el peronismo”, en realidad debe ser un llamamiento general. Una alerta para todo político, todo empresario y todo potencial usuario de la sociedad civil. Garantizado esto, ¿es necesario contar de nuevo con un banco? La coincidencia es afirmativa, no solo por parte del Gobierno, obviamente, sino de los emprendedores locales y hasta de los expertos del PJ. Por ejemplo, un exministro como Raúl Mercau señala que, si bien “el banco oficial no va a solucionar la política de corto plazo”, servirá para llenar, hacia adelante, un gran vacío. “Hace falta una política agresiva de inversión pública”, añade Mercau, recordando, por otra parte, que “hoy Mendoza es exportadora de recursos financieros a CABA”. Kerchner, a su vez, también lo resume de una manera muy sencilla: “Este banco tiene que ser una herramienta contrafáctica, porque hoy la actividad financiera le presta dinero solo al que tiene dinero”. Demandará un tiempo prudencial su concreción, hasta consolidar un monto prestable que oscile entre los 300 y los 500 millones de dólares. En principio sería un banco desarrollo para transformarse, luego, en una entidad de servicios. Portezuelo y la agencia soñada La resucitación del banco provincial fue la principal novedad político-institucional de la semana. Sin embargo, al gobierno que encabeza Alfredo Cornejo lo llena de euforia la ceremonia que tendrá lugar este martes cuando, a las 12, en el salón Pueblos Originarios de la Casa Rosada, ocurra el lanzamiento PPP de Portezuelo del Viento, con la presencia del presidente Macri. PPP alude al esquema Participación Público-Privado elegido para darle curso a este megaemprendimiento que, según se estima, costará alrededor de 1.000 millones de dólares y abastecerá de energía eléctrica a unos 130.000 usuarios. “¡Portezuelo va a ser un escándalo!”, se entusiasma Kerchner, debido a la envergadura de un proyecto que impactará fuertemente en la provincia durante años. Pero no contento con el banco y Portezuelo, el ministro de Economía está a punto de desenfundar una de sus armas secretas, una iniciativa que pretende sea de largo aliento para cimentar el futuro provincial. Se trata de una poderosa agencia de desarrollo económico, que tenga una autonomía y una libertad similares a la de la ATM, que englobe en una sola mesa a diversas instituciones difuminadas como ProMendoza, el Fondo de Transformación, Mendoza Fiduciaria o Cuyo Aval, y que redondee y sistematice una visión transversal de Mendoza. “Tengo un equipo maduro como para hacerlo”, se ufana Kerchner. Chau, chau, amor Es cierto. Pasan tantas cosas juntas al mismo tiempo que es mejor decir que no pasa nada, señala el poeta. Nada. Como el hecho de que esta sea la última columna, de un día domingo, en nuestro querido diario UNO de papel. Nada. Fue, apenas, un cuarto de siglo de hacer, modestamente, historia. Si, como sostiene el filósofo coreano Byung-Chul Han, la sociedad ha sustituido “lo bello natural” por “lo bello digital”, allá vamos. Sin nostalgia. Sin ánimo plañidero. Con ínfulas. Intensos. Adonde el parpadeo vacilante del futuro nos indique.

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top