Un país lleno de preguntas y huérfano de certezas

Un país lleno de preguntas y huérfano de certezas

mar 8, 19 • In Columnas, Política, Tapa

Diario UNO
Por Andrés Gabrielli

Carlos Iannizzotto, presidente de Coninagro junto a los diputados Marco Lavagna y Luciano Laspina, y la senadora salteña Cristina Fiore.

Carlos Iannizzotto, presidente de Coninagro junto a los diputados Marco Lavagna y Luciano Laspina, y la senadora salteña Cristina Fiore.

La Argentina es un país donde abundan los interrogantes y escasean las certezas. En casi todos los órdenes, pero, principalmente, en política. Lo cual traslada todo su cúmulo de inseguridades a la economía, tan dependiente una de otra.

El riesgo país, galopante, trepidante, día tras día, es uno de los tantos termómetros que miden y atestiguan esta fiebre de la ambigüedad.

¿Qué nos preguntamos hoy, a punto de bajarse la bandera de largada del calendario electoral con los comicios neuquinos de este domingo? De todo un poco.

Nos preguntamos, además de las eventuales fórmulas oficiales, cuál será la suerte del presidente Macri. Cuál será la decisión, finalmente, de su archirrival, Cristina Fernández, en un duelo de héroe/villano (póngalo en el orden que prefiera) más digno de una saga de Marvel o DC que de una nación común y corriente.

Nos preguntamos por la viabilidad de una presunta ancha avenida del medio, una tercera posición que podría aglomerar al peronismo federal, socialistas, radicales desencantados y cualquier otro que quiera zafar del abrazo del oso.

Un festín para la nutrida fauna de analistas, consultores, politólogos y encuestadores que tienen trabajo garantizado como macheteros a través de la selva.

Como corresponde al negocio, hay diagnósticos para todos los gustos.

Veamos uno, que nos ofreció el encuentro promovido en Mendoza por Coninagro con representativos legisladores nacionales.

Dos de ellos fueron la voz cantante, Marcos Lavagna y Luciano Laspina, economistas y diputados nacionales. Ambos han sido, en estos tiempos, un ejemplo de diálogo y racionalidad desde el Frente Renovador y el macrismo en el Congreso.

Lavagna y Laspina, en un almuerzo compartido con periodistas locales en el restorán Sancho, dibujaron, como era de prever, un horizonte de vacilaciones respecto del futuro nacional atado a las elecciones. Pero coincidieron en un concluyente vaticinio: si Cristina gana las próximas elecciones, la Argentina marcha hacia un colapso inexorable. Default, abultada devaluación del peso, corrida bancaria, nuevos cepos o corralitos, aislamiento internacional… Casi, casi, un escenario venezolano.

“Estamos jugando a la ruleta rusa”, admitió Laspina, poniéndole un condimento dramático al duelo Mauricio/Cristina que hoy ve como único e inevitable. “Si gana Cristina… ¡a los botes!”, concluyó.

Lavagna, por su parte, cree en la tercera opción que en este momento representa su padre, Roberto, entre otras cosas porque esa conformación en ciernes le permitiría a Macri, pierda o gane, contar con un escenario político más calmo, más previsible, más higiénico institucionalmente.

Por lo demás, todo lo que viene, según ambos economistas, es problemático: cómo dominar la inflación (tarea imprescindible), optar entre gradualismo o shock, cómo renegociar con el FMI, cómo reducir el déficit del Estado, cómo bajar impuestos, cómo dar un cauce de sensatez al obligatorio sinceramiento tarifario, cómo retornar al crecimiento económico… Y un larguísimo etcétera.

Larguísimo.

Quien sea nuevo/a presidente/a en octubre o noviembre, tendrá, por lo tanto, un tarea titánica por delante. Otra más. Otra vez.

Digna de un superhéroe.

Lo triste es que, más allá de los cómics, las películas y las series, los superhéroes no existen.

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top