Alejandro Bermejo, una pulga en el lomo del mastín

Alejandro Bermejo, una pulga en el lomo del mastín

mar 26, 19 • In Columnas, Política, Tapa

Por Andrés Gabreilli
Diario UNO

Alejandro Bermejo precandidato a gobernador por el PJ.

Alejandro Bermejo precandidato a gobernador por el PJ.

Costó ponerlo donde está hoy.

El viernes último se había bajado de la carrera para la gobernación. Con el consiguiente abatimiento de los “compañeros” peronistas.

“Hasta hace dos días era candidato, pero ya no”, decían desde su círculo íntimo. “Veremos. Ojalá revea esta situación”.

Todo lo cual describe el estado de incertidumbre que rodeaba al postulante mejor posicionado del Partido Justicialista para darle batalla a la alianza Cambiemos a fines de setiembre.

No era un asunto secundario para una fuerza política que viene perdiendo una elección tras otra desde la época de Paco Pérez.

Alejandro Bermejo, hoy intendente de Maipú, era consciente del momento y de las necesidades de su partido. Pero no terminaba de decidirse. Rumiaba consigo mismo y con los suyos.

“Quizá cambie de idea. Hay mucha presión para que ocurra”, desesperaban en su entorno.

Aun así, Bermejo, el Pulga, guardaba silencio y estiraba el misterio. Alimentaba la ansiedad de su tropa.

“Igual nunca estuvo subido”, trataban de explicarlo. Le abrían una salida decorosa, por las dudas.

Apenas un día después, el sábado a la mañana, llegó un mensaje escueto. Mínimo. Concluyente: “Ale es candidato”.

El anuncio se hacía con el hombre moviéndose entre los equipos técnicos de Tunuyán, tierra de Martín Aveiro, uno de los cuatro intendentes justicialistas que lograron saltar el férreo cepo tendido por el gobernador Cornejo para impedirles una nueva reelección.

Todo un símbolo. Una señal de desafío.

Básicamente porque el gobernador, que no le gusta perder ni a las bolitas ni a la escoba de quince con sus hijos, encima recela de esa liga histórica que conforman los maipucinos Bermejo (Adolfo y Alejandro), los sanrafaelinos Félix (Omar y Emir) y el sanmartiniano Jorge Giménez. Son ellos, según creen en el Gobierno, los que más han trabajado para que el poder de Cornejo, sin reelección posible, se fuera licuando cuanto antes. Bastante antes de entregar el bastón de mando.

Bermejo se convertía, así, en la anhelada pulga en el lomo del mastín.

¿Qué había pasado?

¿Qué lo dio vuelta en tan pocas horas?

Sin duda el clamor sottovoce del sector mayoritario de su partido. También la presión que vienen ejerciendo algunos caciques de rango mayor, como el exgobernador Rodolfo Gabrielli, que obliga a instalar los grandes temas de la campaña para que el peronismo supere sus rencillas de poca monta.

Y él mismo.

Tras respirar hondo, cuentan, “se convenció solo. Se tomó su tiempo. Evaluó la situación del PJ, algunas cuestiones personales y finalmente tomó una decisión personal”.

Después de las consultas pertinentes, de rigor, claro.

¿Qué viene ahora? ¿Cómo sigue la cosa?

¿Habrá internas abiertas con la cristinista Anabel Fernández Sagasti, que viene lanzada como una tromba desde el año pasado?

¿Irá cada uno por su lado, como sucede en otras provincias, donde el peronismo federal no quiere saber nada con el kirchnerismo?

¿O habrá un acuerdo de unidad?

Esto último aparece como lo más lógico. Como lo más sensato para un partido que está harto de perder en las urnas.

Según Manuel de Paz, colega de esta misma sección de opinión, a los maipucinos les juega en contra el exceso de “departamentitis”. En otras palabras, son “demasiado localistas”, bajo el recuerdo de otros jefes comunales como Chiqui García y el hermano Adolfo.

El propio Bermejo, cuando se compara con el radical Rody Suárez y el macrista Omar De Marchi, se define como un muchacho de rioba, frente a sus rivales de onda urbana, rubios y de ojos azules.

Pero si el Pulga finalmente decidió anotarse no es para ir de punto. Quiere romper la maldición. Y volverse un caporal de rango provincial.

Ninguna otra motivación explica que haya dado el sí.

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top