“Tío Alberto”, la canción que Cornejo le canta al oído a Macri

“Tío Alberto”, la canción que Cornejo le canta al oído a Macri

ago 15, 19 • In Columnas, Política, Tapa

Por Andrés Gabrielli
Diario UNO

orozcocornejomacri-001-24012017_crop1549403994479.jpg_258117318 (1)

Cuenta el Nano Serrat, en su entrañable canción, que el Tío Alberto “cató de todos los vinos”, que “anduvo por mil caminos” y, también, por si esto fuera poco, que “atracó de puerto en puerto”.

Una pintura exacta que podría aplicarse, justamente y de igual manera, a nuestro tío Alberto, de apellido Fernández, que está cerca de sentarse en el sillón presidencial de la Argentina.

Dicen que el gobernador Alfredo Cornejo, en sus profundos momentos de meditación de estos días, anda entonando Tío Alberto, mientras arma los nuevos consejos para transmitirle, en su condición de aliado, al presidente Mauricio Macri en su hora más oscura.

Hasta ahora esa estrategia no le ha resultado para nada al mandatario mendocino.

Ya en 2017, se recuerda a sí mismo hoy, en su calidad de mandatario provincial le advirtió al gobierno nacional de Cambiemos los riesgos de atentar contra la clase media, que era la base de sustentación de la coalición oficialista.

No fue escuchado, en aras del gradualismo. Y de profundizar el asistencialismo a la vieja usanza.

El resultado negativo, a la postre, para el Gobierno, como acaba de comprobarse en las urnas, se resume en un significativo párrafo de la columna que Roberto Cachanosky escribió para Infobae este lunes, el día después del terremoto de las PASO.

Según Cachanosky, “por definición el gradualismo producía un gran desgaste en la población porque el gradualismo no es otra cosa que anunciar malas noticias todos los días. Hoy te aumento el gas, mañana la luz, pasado el transporte, etc., generando un desgaste fenomenal en la población, en particular en la clase media que, además de pagar el ajuste de las tarifas de los servicios públicos (como correspondía), no le bajaron los impuestos porque el Gobierno siguió manteniendo los planes sociales”.

Eran palabras del editor del Informe Económico Semanal, pero que el gobernador, en algún punto, sintió como propias. Sobre todo porque no pronunció tales conceptos hoy, con el ‘diario del lunes’ y con la tierra ya inevitablemente arrasada, sino en aquel entonces. Se pueden evocar, entre muchos otros, sus embates posteriores (abril de 2018) contra el ministro de Energía Juan José Aranguren por el tarifazo en el gas.

Pero volvamos a 2017. En diciembre de ese año, Cornejo fue ungido presidente nacional de la UCR en reemplazo de José Corral. Dijo, en ese preciso momento, en la sede del Comité Nacional: “El radicalismo está representado en el gobierno, pero aspiramos a tener más representación y ampliar nuestra influencia más de lo que se está influyendo”.

Tampoco fue escuchado.

¿Por qué hoy, pues, sobre las olas de otra crisis galopante, Cornejo y sus correligionarios insisten en ampliar el diálogo hacia Alberto Fernández?
Porque el gobernador reitera sus pedidos de que el gobierno se abra a otras expresiones, como hiciera cuando aconsejó incorporar al peronismo federal en la propuesta (con Lavagna a la cabeza) y hasta un plan “V” para las elecciones (con María Eugenia Vidal a la cabeza).

Porque necesita, al mismo tiempo, marcar diferencias con el Ejecutivo nacional para reafirmar las chances del radicalismo en las cruciales elecciones provinciales de setiembre.

Y porque a Alberto Fernández lo conoce bien.

¿A qué nivel lo conoce? Nuestro colega José Luis Verderico cuenta que “Cornejo y Alberto cranearon la alianza Cobos/Kirchner en el hotel Hyatt de Mendoza, durante la Vendimia de 2007”.

Ambos estaban, según esta versión, “juntitos en una mesa. Lejos del palco vendimial”.

Consultado durante una entrevista de este miércoles a la mañana en el programa Primeras Voces de Radio Nihuil, el mismo Julio Cobos no desmintió la especie.

El exgobernador y exvicepresidente se limitó a recordar que, si bien Cornejo fue un pilar suyo como ministro y diputado nacional, quien “más insistía, desde un comienzo, en que el país necesitaba unidad, un gobierno de unidad, era Alberto Fernández”.

Cobos ratificó de esta manera su mutua comprensión en aquella etapa: “Cuando se produjo el voto del campo, él (Alberto) me llamó y me dijo que había renunciado”.

Después, cada uno habría de seguir su propio y divergente derrotero.

A un cuadro radical, que no tiene ningún cargo oficial en este momento, pero que es asesor influyente en el entorno del candidato a gobernador Rodolfo Suárez, se le oyó comentar, con templada resignación, en estos momentos de incertidumbre: “Nosotros tenemos que concentrarnos en retener la Provincia. Total, con esta gente (por Alberto y compañía), nos llevamos bien”.

Así se entiende mejor porqué Cornejo, cuando esté cerca de Macri, le seguirá desgranando, al oído, estos versos de Tío Alberto: “Da todo lo que puede dar/ Su casa está de par en par/ Quien quiere entrar, tiene un plato en la mesa”.

Compartir

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll to top